Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Deimos’


Sin duda, el avezado lector, pensaba que no iba a sacar casos más polémicos que el de los Dogones, Roswell, o Ubatuba, pero se equivocaba.

Lo más probable es que tras la lectura del caso que voy a exponer seguidamente, la mayoría de los lectores (los que terminen que serán pocos) duden, ya no de la veracidad del caso o no, si no de la propia consideración de éste.

Es posible que pierda el crédito incluso de los pocos que aún me siguen, pero lo cierto es que este “caso” tiene 3 características que no puedo obviar:

1)      Lo he añadido como representante de una gran casuística recogida en libros históricos como por ejemplo: La Biblia, El libro de Enot, los Vedas, los Bráhmanas, el Maha Bhárata,… por nombrar algunos.

2)      Estos casos, y en especial éste en concreto, son de los pocos casos que el lector podrá comprobar y contrastar por sí mismo todas las pruebas existentes.

3)      Posiblemente el lector ya haya oído hablar de las referencias OVNI en alguno de estos libros, sin embargo, en el caso de Los Viajes de Gulliver, probablemente no sea así, puede que de hecho le extrañe mucho.

Voy a exponer mi hipótesis favorita, pero tengo que reconocer que no deja de ser una posibilidad entre muchas de dar explicación a los hechos, pero para mí (que no estoy cegado por el dogma social: ¡OVNI no, ET fuera!), y aplicando el principio de la navaja de Okhram, parece la respuesta más simple.

Vayamos al grano, antes de que se me duerma alguno.

Además de los 2 famosos viajes a Liliput y al País de los Gigantes, descritos en Los Viajes de Gulliver de Jonathan Swift, que todo el mundo recodará, se describen otros viajes aún más extraños. Uno de ellos es el que traigo a colación: Laputa, la isla volante.

El lector ha leído bien “Laputa”, posiblemente un nombre elegido a conciencia, conociendo sus acepciones en Castellano. Pero más tarde nos referiremos a la etimología de esta palabra.

Lo cierto es que, además de la gran imaginación que despliega el autor en su libro, y de la descarada crítica al sistema social, y especialmente político europeo que se puede descubrir en esta obra, Jonathan Swift revela en este libro, en el viaje a Laputa, la existencia de los 2 satélites de Marte: Fobos (Pánico) y Deimos (Miedo). Y eso 151 años antes que la ciencia oficial, puesto que la obra de Swift se publicó en 1726, mientras que oficialmente fueron descubiertos en 1877 por el astrónomo Asaph Hall. Incluso los nombres son inquietantes, aunque tienen su explicación: en la mitología griega son de 2 hijos del dios Ares (Marte para los romanos) que siempre le acompañaban en la batalla.

Fobos

Fobos. Fuente: NASA

Pero no sólo desvela el número de satélites de Marte, si no que va mucho más allá y realiza “predicciones” sobre distancias de las órbitas y tiempos que tardan en recorrerla. Lean este texto referido a los habitantes de Laputa, a quienes les apasionaba la astronomía:

“han descubierto dos estrellas menores o satélites que giran alrededor de Marte, de las cuales la interior dista del centro del planeta primario exactamente tres diámetros de éste, y la exterior, cinco; la primera hace una revolución en el espacio de diez horas, y la última, en veintiuna y media”.

Los escépticos ya estarán buscando los datos exactos de las distancias de las órbitas de los satélites de Marte. Insisto de nuevo que una cierta dosis de escepticismo es buena, siempre y cuando no sea la excusa para levantar una barrera infranqueable que nos aleje totalmente de la búsqueda de la verdad.

Os ahorraré tiempo, como siempre:

http://golemp.blogspot.com/2008/05/informaron-los-marcianos-jonathan-swift.html

Las distancias actuales exactas (en realidad depende de la fuente, porque hay distintas versiones) y los valores de Swift (usando diámetro polar) son:

Satélite Distancia  actual Periodo  actual Distancia  Swift Periodo Swift Aprox. Distancia Aprox. Periodo
Fobos 9.377,2 km 7 ,65 h 20.250 km 10 h 216 % 130,7%
Deimos 23.460 km 30,3 h 33.750 km 21’5 h 143,8 % 71 %

 

Donde el 100% sería una predicción totalmente precisa.

Sin duda, habrá quien diga, como es el caso del enlace que indico, que es pura coincidencia, lo del número de satélites, o que se basó en la poca conocida en la época de Swift, idea de kepler  de que si la Tierra tiene 1 satélite y Júpiter 4, siguiendo una progresión geométrica, Marte debería tener 2.

Que las distancias y periodos orbitales que comenta Swift no coinciden con la realidad. Y ciertamente no coinciden al 100%, pero si pensamos en una visualización in situ de la situación, sin duda es una muy buena aproximación. No es exacto, pero Swift no da indicaciones exactas, de hecho ni siquiera sabemos el diámetro que se consideraba correcto para Marte en los tiempos de Swift.

Deimos

Deimos. Fuente: NASA

Me imagino a Swift a mano alzada midiendo las distancias, mientras nuestro querido amigo del enlace lo compara con mediciones tomadas en la actualidad con tecnología de la mayor precisión y tomando medidas repetidamente.

La verdad, y repito, me parece muy buena aproximación. Pero esto toma mucha mayor relevancia al tratarse de los satélites de Marte, cuya naturaleza y comportamiento son muy, muy distintos de lo que cabría esperar.

Me refiero a que tanto las aproximaciones de Swift, como los datos reales constituyen verdaderas excepciones en el Sistema Solar. Puestos a inventar yo hubiera elegido satélites más parecidos a los conocidos en su tiempo (a la Luna, o los 4 de Júpiter), más grandes, mucho más lejos de su planeta y con periodos orbitales siempre mayores a la rotación del planeta. Las probabilidades de acertar hubieran sido mucho mayores. Sin embargo, y contra toda lógica, apostó por satélites muy fuera de lo común, tan extraños que han tenido a los astrofísicos de cabeza durante mucho tiempo. Aún hoy sus orígenes siguen siendo desconocidos.

Tanto en la aproximación de Swift como en los datos reales, Fobos es el único caso en el sistema solar de un satélite que completa una vuelta a su planeta en menos tiempo (mucho menos tiempo) que el movimiento de rotación del planeta.

También es extraño la cercanía al planeta. En el caso de la Luna, por ejemplo, estaríamos hablando de una distancia de 30 veces el diámetro del planeta. En el caso de Júpiter hablaríamos de entre 4 y 13 veces el diámetro. 10 veces en el caso de Titán y Saturno. ¿Por qué eligió Swift una distancia tan pequeña?

De hecho estas rarezas, junto con algunas otras, como la constante caída y consiguiente aceleración de Fobos, hicieron pensar al radioastrónomo y matemático ruso Losif Shklovsky, Premio Lenin en 1960,  Medalla Bruce en 1972 y miembro correspondiente de la Academia Soviética de Ciencias a partir de 1966, apoyado por el conocido divulgador científico Carl Sagan, que se trataba de un satélite hueco, y posiblemente de origen artificial. Este tema daría para varios artículos, pero lo dejaré aquí.

La verdad es que considerando todos estos datos, y suponiendo una visualización “in situ” de los satélites, la aproximación de Swift se puede considerar exacta, aunque por supuesto tengamos que reconocer que no deja de ser una aproximación,  y por tanto susceptible de ser una coincidencia casual, aunque muy improbable.

Pero no quedan ahí todas las similitudes con un supuesto encuentro OVNI. En realidad sólo acabamos de empezar. Hasta aquí puede ser sólo suerte, el caprichoso azar. Pero en realidad hay muchas más similitudes asombrosas, una en concreto no la he visto reflejada en ningún documento. Pero empecemos por la forma en que Swift describe el encuentro con la isla flotante:

“Paseé un rato entre las rocas; el cielo estaba raso completamente, y el sol quemaba de tal modo, que me hizo desviar la cara de sus rayos; cuando, de repente, se hizo una obscuridad, muy distinta, según me pareció, de la que se produce por la interposición de una nube. Me volví y percibí un vasto cuerpo opaco entre el sol y yo, que se movía avanzando hacia la isla. Juzgué que estaría a unas dos millas de altura, y ocultó el sol por seis o siete minutos; pero, al modo que si me encontrase a la sombra de una montaña. no noté que el aire fuese mucho más frío ni el cielo estuviese más obscuro. Conforme se acercaba al sitio en que estaba yo, me fue pareciendo un cuerpo sólido, de fondo plano, liso y que brillaba con gran intensidad al reflejarse el mar en él.”

Inquietante cuando menos. Yo veo aquí que la descripción actual de OVNI se adapta mejor que la de una “isla flotante”.

Pero seguiremos en el siguiente post.

http://www.mazulagia.com/articulos/misterios_30003.htm

http://astronomiadelaljarafe.blogspot.com/2009/08/los-satelites-naturales-de-marte-fobos.html

http://www.aforteanosla.com.ar/Colaboraciones/cuba/articulos/hurtado%20los%20misteriosos%20satelites.pdf

http://archivo.elnuevodiario.com.ni/1999/mayo/13-mayo-1999/estasemana/estasemana9.html

http://eltamiz.com/2009/05/25/el-sistema-solar-fobos-y-deimos/

http://axxon.com.ar/zap/187/c-Zapping0187.htm

Anuncios

Read Full Post »