Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘energía’


El tema de calcular  la energía necesaria para alcanzar esas velocidades no es trivial, especialmente en el caso de naves basadas en propulsión acción-reacción como nuestros actuales cohetes.

En estos casos el problema principal radica en que el combustible necesario para la propulsión forma parte del peso de la nave. Cuando hablamos de alcanzar velocidades cercanas a la luz, estaríamos hablando de verdaderamente grandes cantidades de materia.

En: http://www.librosmaravillosos.com/relatividadparaprincipiantes/capitulo05.html

 se calculan 8.000 toneladas de hidrógeno para un efecto de dilatación de tiempo de la mitad, para una nave de una tonelada de carga útil. Vamos, lo que viene a ser llegar a Alfa Centauri en 2 años para el viajero, 4 para el observador. Con un motor de fusión nuclear, a reacción, por supuesto.

 

Yo desde luego, siempre he pensado que es necesario otro tipo de propulsión si queremos (y además debemos) acometer viajes interplanetarios fuera del sistema solar.

En : http://www.acropolis.org/news/Display_news.aspx?lang=esp&newsID=90

Se menciona una posibilidad. Es más, se da por hecho que al final del siglo lo pondremos en práctica. Por cierto, el autor (Dr. Franklin Felber) de esta solución matemática exacta para la ecuación de Campo Gravitatorio de Einstein  lleva 30 años trabajando para las fuerzas armadas de los EEUU, en Nuevo Méjico (el que quiera leer entre líneas puede hacerlo). Según esta solución, llegado cierto punto (57,7% de la velocidad de la luz), la nave se autoaceleraría sin necesidad de ningún tipo de energía adicional.

Según este mismo artículo, acelerar una carga de una tonelada a un 90 por ciento de la velocidad de la luz, velocidad a la cual la compresión del tiempo para el viajero es aproximadamente el 50%,  requiere una energía de al menos 30 mil millones de toneladas de TNT, algo más de 1 millón de bombas nucleares como la de Hiroshima, o lo que es lo mismo 500 bombas atómicas actuales de 60 Megatones (seguro que las hay más potentes).

Según estos cálculos en el actual arsenal atómico mundial habría energía más que suficiente para que una nave de una tonelada pudiera alcanzar el 90 por ciento de la velocidad de la luz al menos 4 veces (posiblemente bastantes más veces, del orden de 20 o más), o lo que es lo mismo 2 viajes de ida y vuelta.

 

Ninguna nimiedad, por supuesto, pero siempre hablamos de una tecnología muy superior a la nuestra. No hablamos de límites inalcanzables, hablamos de cantidades que la leyes físicas conocidas permiten alcanzar y superar con ‘facilidad’.

 

Otro enlace para el que se fíe más de la agencia EFE: http://www.laflecha.net/canales/ciencia/200602141

 

Yo no sé si la proposición planteada en estos artículos será una solución viable en la práctica o no, pero desde luego no me cabe la menor duda de que soluciones haberlas haylas. Sólo es cuestión de ahondar un poco más en ciertas partes de la física o buscar alternativas a los métodos tradicionales. Yo veo la solución en el gravitón, cuando este por fin aparezca y se dé a conocer.

 

Otros posibilidades, se plantean en:

http://neofronteras.com/especiales/?p=22

Y de forma especulativa en:

http://neofronteras.com/especiales/?p=29

 

 

Yo, por mi parte he hecho cálculos. Según mis cálculos una nave de 1 tonelada, que viajara al 99% de la velocidad de la luz, y por tanto su masa a considerar fuera de 7 toneladas, llevaría impresa una energía cinética en torno a 150 millones de toneladas de TNT, es decir 150 megatones, por supuesto sin considerar ningún tipo de carga de combustible. De cualquier forma, y dado que estaríamos hablando de cantidades muy inferiores a todo lo que he encontrado, seguramente me habré equivocado u obviado alguna consideración importante.

Read Full Post »


Después del aclarado viene el suavizado (aunque en las lavadoras sea al revés).

Tengo que reconocer que hasta ahora he estado un poquito extremista en mis exposiciones y formas y esto por 2 motivos:

1) Por puro marketing comunicativo (si es que existe ese concepto). De ahí el nombre del blog, que seguro que a más de uno le parece pretencioso, pero a mí la verdad es que me gusta. Suena bien. También el título del segundo post “¡Están aquí y ahora!” lo elegí para llamar la atención, puesto que será el post central al menos durante unos días.

2) Es que es superior a mis fuerzas cuando escucho una y otra vez ese manido (y falso) argumento en los medios de comunicación.

En esta entrada voy a ser un poco de abogado del diablo contra mi mismo, y tendré que recular un poco de terreno (pero poco) en pos de una mayor objetividad científica, aunque prometo ir aún más allá a este respecto en futuros post.

Desde el punto de vista puramente científico es cierto todo lo que he contado hasta ahora (dudadlo y buscad vuestras fuentes, please). Pero una cosa es la ciencia y otra la técnica. Viajar a la velocidad de la luz tiene 2 problemas:

1) Se necesitarían ingentes cantidades de energía. Debemos suponer que una civilización mucho más avanzada que la nuestra tecnológicamente hablando, tenga disponibles fuentes de energía, sostenibles o no, mucho más potentes que las que la humanidad usa en la actualidad. Aún así, lo más probable es que no fuera suficiente para alcanzar la velocidad luz con una nave espacial de varias toneladas (pronto esgrimiré más de un argumento contra esta postura, pero hay que ser correctos en la exposición). Aún en el supuesto de esta limitación, se podrían alcanzar velocidades cercanas a la de la luz, digamos a la mitad o a la décima parte. Suficiente para que el efecto tiempo sea considerable y se puedan realizar viajes en bastante menos tiempo que la luz tarda para el observador. Esto es, cubrir una distancia de 100 años luz, en digamos 50, 10 ó 1 año.

2) La aceleración. Esto me recuerda mucho al libro Planeta de los Simios (sí he dicho el libro, que desde aquí animo a leer), en donde la mitad del tiempo del viaje espacial estaban acelerando y la otra mitad decelerando, con una aceleración constante de 1 G para simular la gravedad terrestre. En esta novela, y aunque la mayor parte de la distancia se cubría en las horas centrales, el viaje interplanetario duraba uno o 2 años (no recuerdo bien, y no os preocupes que no he desvelado el final). Ciertamente el hombre puede soportar aceleraciones mayores a 1 G, pero no mucho mayores. Debemos suponer que a una supuesta raza alienígena le ocurriría algo parecido. Esto nos obliga a tener en cuenta un tiempo de aceleración y deceleración considerable para un viaje intergaláctico, aunque constante independientemente de la distancia a recorrer. Tranquilos este argumento también será rebatido como Dios manda echando mano de las partículas antigravitatorias, pero eso es otra historia que será contada en otro post.

En fin, que si nos encorsetamos nuestra mente cuadriculada que sólo reconoce lo científicamente establecido y comprobado y tiene en cuenta las limitaciones técnicas de esta ciencia totalmente establecida y extendida, estaríamos hablando de viajes de varios años que podrían cubrir cientos de años luz.

Read Full Post »