Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘extraterrestre’


A pesar del título, no voy a exponer una contradicción realmente, aunque nuestro intelecto así lo vea; y además el hecho de la Invasión Extraterrestre no es el centro de la cuestión. Simplemente, además de llamar la atención, he elegido este título por 2 motivos:

1) A fin de cuentas es como Ronger Penrose lo expone en su libro “La nueva mente del emperador”

2) Podría haber escogido otra temática con la que ejemplificarlo, y poder hablar de la paradoja en sí, pero me hace mucha gracia como ciertas personas (en estos momentos me acuerdo de una física) toman una aptitud incrédula y de cerramiento total ante sus acepciones negativas cuando se pronuncia la palabra “extraterrestre”.

En realidad se trata de una realidad física, según la teoría clásica (nada de supercuerdas de momento), aunque nuestra mente se niegue a comprenderlo.

Yo la considero como un paso más allá de la consabida y comprobada paradoja de los gemelos. Y lo expongo como demostración de que la realidad, a veces, supera con creces a la ficción.

Recordemos la paradoja de los gemelos.

Uno de los gemelos a, pongamos, los 20 años de edad se va a realizar un viaje espacial en una nave que alcanza velocidades cercanas a la luz. Cuando vuelve del viaje se encuentra que su hermano gemelo ha envejecido enormemente comparado con él.

Y no es que se haya encontrado menos radicales libres en su camino, si no que realmente para el viajero ha pasado menos tiempo. 2 años en lugar de 10 por ejemplo.

Pero vayamos a nuestro caso. La paradoja es la siguiente:

Dos conocidos se cruzan en la calle. En ese preciso momento, justo en el mismo instante del cruce,  mientras para uno una civilización de la galaxia de Andrómeda viene a invadirnos, para el otro la decisión de la invasión aún no se ha tomado.

Ciertamente, para el que no sepa nada de esta paradoja es bastante “grillante”. De hecho, hemos mencionado Andrómeda, que es la galaxia importante más cercana, pero si elegimos una de las más lejanas la diferencia temporal podría llegar a ser realmente incomprensible (por ejemplo podría no existir esa civilización como civilización tecnológica, o incluso no existir simplemente).

Pero existe una demostración matemática para esta paradoja, que trataré de esbozar a continuación, al menos los principios físico-matemáticos en los que se basa, que son a su vez, la base de la relatividad especial de Einstein y Poincaré. Aunque todo proviene de la idea de espacio-tiempo de Minkowski, profesor de Einstein.

De hecho comenzaré por definir la distancia de Minkowski. Además, para poder representar el espacio-tiempo y ayudar a nuestro intelecto a asimilar la idea, nos centraremos en un espacio bidimensional, y el tiempo como tercera dimensión.

Usaremos una coordenada temporal t en el eje vertical, y 2 espaciales divididas por la velocidad de la luz (para simplificar la representación), medidas horizontalmente: x/c y z/c.

De esta forma, cada punto de este espacio-tiempo, representa un suceso, que tiene sólo existencia instantánea. Una partícula se representaría por una “línea de universo” mientras exista.

Basándonos en la propiedad de la teoría de la relatividad de que es imposible materialmente viajar más rápido que la luz, podemos dibujar “conos de luz” en esta representación tridimensional del espacio-tiempo.

La “distancia” minkowskiana, que tiene similitud con la distancia euclídea, pero con un significado diferente:

Distancia de minkonski

La distancia minkowskiana tiene el significado de tiempo “experimentado”.

Sólo para objetos en reposo t’=t, a medida que el punto aumenta de velocidad, t’ (distancia de Minkowski) disminuye, como podemos apreciar en la fórmula.

Normalmente, para objetos a bajas velocidades la diferencia es muy difícil de apreciar en cortas distancias, pero para un fotón que viaja a la velocidad de la luz (que dan lugar a las representaciones de “conos de luz”) t’=0. Es decir, y como ya he comentado innumerables veces en el blog, el tiempo se detiene. Un fotón no experimente el paso del tiempo.

Usando esta representación es muy fácil comprobar la veracidad de la paradoja de los gemelos.

Paradoja Gemelos

AC representa la “línea del universo” del gemelo que se queda en casa mientras que AB y BC representan el viaje de ida y vuelta, respectivamente, del gemelo viajero. Aplicando la distancia de Minkowski tendremos claramente que AC > AB + BC.

El tiempo experimentado por el gemelo casero es definitivamente mayor que el de su gemelo viajero (así que ya sabéis viajad si queréis que vuestros amigos envejezcan más rápidamente 😉 ).

Este efecto está comprobado y medido en infinidad de ocasiones, y como ya he dicho más de una vez, los GPSs no serían tan precisos sin considerarlo.

Los “espacios simultáneos” dentro de la geometría de Minkowski, son aquellos que representan el espacio en cada instante para un observador, es decir, el conjunto de sucesos que él considera simultáneos.

Para un observador en reposo es fácil pensar que serán planos perpendiculares al eje temporal. Sin embargo para un observador en movimiento estos espacios no son perpendiculares al eje temporal.

Espacios Simultaneos

Aquí incorporando el concepto de relatividad espacial, a través de los movimientos de Poincaré, descubriremos que tendrán una cierta inclinación, dependiendo de su “línea de universo”. Esta inclinación es en sentido contrario (de forma semejante a la distancia) al que cabría pensar en el mundo euclídeo. Aunque en realidad este sentido es indiferente para nuestra demostración.

Aún en pequeñas diferencias de velocidades, las diferencias temporales a grandes distancias pueden llegar a ser significativas.

En el caso del ejemplo (2 personas que paseando se cruzan, y Andrómeda), hablaríamos de 2 x 10 elevado a 19 kilómetros de distancia, y varios días de diferencia, en cuanto a lo que podemos considerar simultáneo.

Andromeda

Si aumentamos significativamente la distancia, yéndonos a otros supercúmulos de galaxias lejanos, la diferencia temporal se hace más y más acuciante.

Con las diferencias de velocidades y distancias adecuadas, puede incluso suceder que los mismos sucesos ocurran en orden distinto para 2 observadores.

Por ejemplo, un observador podría considerar simultáneos el hecho de que las naves espaciales de la civilización A se estén dirigiendo a la Tierra para invadirla, mientras que otra civilización B (muy alejada de la A, por su puesto), aún no tiene tecnología para viajes espaciales.

Sin embargo, para otro observador, en ese mismo instante, puede que la civilización B ya se esté dirigiendo a la Tierra a invadirnos, mientras que la civilización A aún o ha tomado esa decisión.

Esto es realmente “grillante”, ¿verdad?

Y, a pesar de todo, es cierto.

Anuncios

Read Full Post »


No, eso no es todo.

Hay muchas pruebas de que las Fuerzas Aéreas Estadounidenses solicitaron, a la funeraria de Roswell, 4 ataúdes de tamaño niño de madera de pino, herméticamente cerrados, así como instrucciones para mantener cuerpos muertos sin que se corrompiesen.

Pero la verdad es que lo que más me convence personalmente de todo es la cantidad de versiones oficiales que se han dado al respecto.
Y es que pronto se percibió como irreal toda la campaña de desprestigio, ocultación, amenazas e impedimentos para acceder a la información, si sólo se trataba de un simple globo sonda.
En 1994 Steven shiff, un congresista de Nuevo Méjico, elabora un informe con grandes apoyos y la firma de treinta testigos. Para que la Oficina General de Contaduría inicie una auditoría para buscar en los archivos del Departamento de Defensa cualquier nota relacionada con el caso Roswell. Su conclusión: todos los documentos de la Base de Roswell datados entre 1945 y 1949 habían sido destruidos. Curiosamente desde 2 años antes, hasta 2 años después del incidente Roswell.

Pero claro, esto no tranquilizaba a la opinión pública así que dieron una nueva versión. En esta ocasión trataban de justificar todo ese secretismo sobre el incidente Roswell, y por tanto adujeron que se trataba de un proyecto secreto, proyecto que existió realmente el proyecto Mogul.
En una rueda de prensa la Fuerza Aérea de los EEUU, en la persona del Coronel John Haynes, presenta un informe de 231 páginas en el que se determina, y se da el caso por cerrado, que fue un globo del proyecto Mogul (que a fin de cuentas era un globo sonda con reflectores y micrófonos acústicos de baja frecuencia para escuchar las posibles explosiones de los ensayos nucleares soviéticos), por cierto, perdido un mes antes del incidente (los expertos aseguran que a pleno sol en el desierto de Roswell no duraría más de una semana). En cuanto a los cuerpos, lo explica en base a una confusión en la memoria de los testigos de unos 10 añitos, puesto que su explicación es que eran recuerdos de maniquíes de prueba (dummies) que la USAF utilizó entre los años 1953 y 1959.
Yo aquí es que me parto de risa por no llorar, oiga.

Esto, por supuesto, salvo excepciones puntuales (hay quien le cabe el Queen Mary de lado) no se lo tragó nadie. No obstante, y por segunda vez ya tenemos una explicación oficial.

Pero hubo otras muchas explicaciones alternativas filtradas oficial o extraoficialmente.
Está la versión que dice que todo se debió a un choque entre un globo (yo creo que por aquello de no contradecirse totalmente) diseñado en base a tecnología japonesa (imitando los “fu-go”, que eran bombas amarradas a globos, para que explotasen donde les llevara el viento), con un B29 lleno de prisioneros japoneses (si es que estos japos son puro extraterrestres, ya lo dice el refrán: “hay otros extraterrestres, pero no son xeros”). Por supuesto había que acallar el tema de los cuerpos, y bueno, un japonés bien quemadito, pues a saber cuanto de raro será.

Aunque quemadito o no, no explicaba lo pequeño de los humanoides que reportaban los testigos y los ataúdes solicitados. Los japoneses son más bajos que los estadounidenses, pero tanto como para solicitar ataúdes para niños, …

Así que surgió otra explicación, la re-que-te-definitiva. Ya está, ya lo tengo. Se trataba denNiños con los que habían experimentado altas dosis de radiactividad, hasta producir deformaciones.
Para terminar de aclarar los objetos encontrados con sus formas, pues en realidad estos niños deformes radiactivos estaban conduciendo un prototipo de nave en forma de ala volante. Sí, esto indica el informe NORTHROP.
Además, en el argumentario de esta hipótesis está el hecho de que la versión “nave extraterrestre” se filtró, por la propia USAF, como tapadera, para ocultar la despiadada verdad de la experimentación con niños.
Yo aquí juraría que han intervenido guionistas de series de tipo B, si no es que no se explica.
Y no es que me niegue a pensar en que los EEUU hayan experimentado con niños, que seguro que lo han hecho, pero que los pongan al mando de una nave prototipo, …

Hay más hipótesis, y cortinas de humo echadas sobre el tema, pero estas que he comentado, sin duda son las más difundidas.
Pero aún me queda una cosilla más en la recámara. Otra cortina de humo, otro intento de desinformación. Me refiero al falso video de la autopsia de un extraterrestre de Roswell de Ray Santilli.

Y es que aunque esta vez pudo venir la intoxicación por intereses exclusivamente privados, yo veo detrás la mano del gobierno de los EEUU, principalmente por 3 motivos:

1) la fecha cuando se filtró. Justo antes de la desclasificación del expediente Roswell (creo que la palabra reclasificación le vendría mejor).

2) el hecho de que sea una falsificación muy cara, que contara con papel kodak de la época.

3) se trata de una jugada muy inteligente, darle a los ufólogos carnaza para entretenerlos, y conseguir, tras el descubrimiento del fraude, una inevitable desconfianza generalizada en la naturaleza real del suceso. Y si de paso arrastra la reputación de algún ufólogo confiando, pues mejor.

Para el que le queden dudas de la falsedad de esta filmación que quede claro que el propio Ray Santilli reconoció el fraude en 2006, por lo que fue llevado a juicio.
La comunidad ufológica desde el comienzo sospechó de la autenticidad de la filmación, no concediéndole ningún crédito, puesto que contaba con varios puntos oscuros, empezando por contradecir los testimonios de los testigos, por ejemplo en el número de dedos de las manos (6 en lugar de 4).

En fin, el que quiera saber la verdad, ya lo sabe, el que prefiera seguir engañado que busque otra hipótesis.

 

 

Algunos de los muchos enlaces que he consultado:

http://www.javiersierra.com/repor_roswell.php

http://home.intergga.ch/chiquiyspliter/ovnis/masroswell.html

http://es.geocities.com/casoovni/roswell.html

http://www.mundoparapsicologico.com/1146-A_El-incidente-Roswell

Read Full Post »


Hay quedan estos videos, que complementan el expuesto en el anterior post, para sembrar polémica.

Bueno sigamos con lo nuestro, la verdad es que todavía no lo he contado todo. Toca la segunda parte.

Los restos encontrados y los testigos presenciales a raíz del descubrimiento de Brazel no fueron los únicos. Hubo otro “resto” (encuentro en tercera fase según los testigos) a unos 200 kms de allí, en la planicie de San Agustín.
Y digo otro “resto”, aunque la mayoría de investigadores menciona otra nave estrellada (UFO crash). Y es que no parece haber acuerdo en cuanto a las fechas. Y este punto es importante. Aunque algunos investigadores hacen referencia a la misma noche del 2 al 3 de Julio (que recordemos ya era discutida de por sí), la mayoría insiste en que el encuentro se produjo a la vez que se llevaba a cabo la conferencia de prensa en Roswell.

Este problema temporal ha creado distintas versiones de los hechos: dos naves distintas (demasiada coincidencia), un choque entre 2 naves (no resolvería realmente el problema temporal), una nave estrellada y un nuevo accidente en una supuesta nave de recuperación,…

Mi versión, la que considero más probable tras leer muchos testimonios y versiones, pero no por ello debe tomarse a “pies juntillas” puesto que no deja de ser una suposición, es la siguiente:

La noche del 2 al 3 de Julio, una nave extraterrestre tubo un problema, ya sea un rayo, ya sea alguna explosión interna, mientras volaba a cierta velocidad , dejando un reguero de restos a lo largo de más de un kilómetro de largo y unos doscientos metros de ancho.
En un primer momento, tras este incidente, consiguieron aterrizar la nave no muy lejos de allí. Durante 3 días intentaron realizar las reparaciones oportunas.
Cuando pensaban que habrían estabilizado la nave y sin tener más esperanzas de contacto con su civilización, intentan levantar el vuelo, pero la nave se descontrola y acaba incrustada entre las rocas.

Pero vayamos al segundo encuentro, y no adelantemos acontecimientos.

El día 8 de Julio, un grupo de personas, que buscaban ágatas por la zona de San Agustín, muy frecuentado por arqueólogos, por tener vestigios de 4.500 años de antigüedad, se toparon con un extraño cilindro metálico, incrustado en el suelo y en medio de en un amasijo de cables y otros objetos imposibles de identificar.
Este grupo estaba compuesto por el joven Gerald Anderson, su hermano Glenn (mayor que él), su padre, su tío Ted y su primo Víctor.
El investigador Staton Friedman (que aparece en algunos videos de los expuestos, y al que volveremos a hacer referencia) recogió, en 1990, el relato de Gerald Anderson, de forma resumida.:

“Esa cosa estaba incrustada en el suelo y antes de caer debía haber golpeado contra los árboles, pues muchos de ellos tenían la copa quebrada. Yo quise acercarme, pero mi padre me grito que me detuviera. Durante largos minutos la miramos de lejos y en completo silencio. De pronto mi hermano dijo que era una nave espacial, una nave marciana. En ese momento sentí miedo y me acerque a mi primo. Alrededor del cilindro la tierra estaba calcinada y aun se veía un pequeño fuego en unos de los lados mas aguzados. Cerca de ahí vimos tres extrañas criaturas que estaban sobre el suelo. Dos estaban completamente inmóviles y la tercera respiraba con dificultad. Apoyado contra el cilindro, sentado en la tierra como si estuviese aturdido, había otro de estos pequeños seres. Estaba vivo, aunque herido en un hombro, y nos miro con terror cuando nos acercamos. Los cuatro eran muy parecidos, median alrededor de 1,20m. tenían ojos hundidos, eran pelados y vestían un suéter de mameluco de una tela que parecía metal. Intentamos hablar con el sobreviviente pero no logramos que nos entendiera. Estábamos en eso cuando vimos que se acercaban un grupo de cinco jóvenes acompañados por una persona mayor, después supimos que era el Dr. Buskirk, un antropólogo que exploraba la zona en compañía de algunos de sus alumnos de la universidad de Albuquerque. Intento hablar con el pequeño humanoide en varios idiomas, pero lo único que consiguió fue asustarlo más. En eso oímos que se acercaba una camioneta que llevaba una antena de radio. Era el ingeniero Barney Barnett, que estaba trabajando en ese lugar por cuenta de una compañía petrolera. En realidad ya no sabíamos que hacer, sobretodo porque el herido que respiraba parecía haber muerto. Habría pasado algo mas de una hora cuando llegaron dos camiones de la base de Roswell, al mando de un teniente de color. Un sargento nos hecho a todos de la zona después de haber anotado nuestros nombres y dirección y cercaron el sitio con una cinta amarilla. Nunca mas volví a saber de esa gente hasta que años después leí un articulo sobre este caso en un periódico de Santa Fe.”

En total se juntaron unos cuantos testigos y todos vieron los 3 cuerpos extraterrestres y el que aún permanecía vivo.
A continuación expongo su testimonio completo:

“El primero que dijo algo fue mi primo Víctor. ‘allí hay algo raro’. Estabamos como a unos cien metros de un objeto plateado y circular que estaba como clavado en ángulo en la tierra. Alrededor del objeto había vegetación quemada, algunos arbustos que todavía ardían, dos o tres arboles que habían sido como cortados en dos, con el tronco aparentemente quemado en la parte superior. ‘Aquí se estrello, algo (dijo papa). No sé si es un dirigible o algo así’. En esos momentos, ya estabamos como a unos veinte metros del artefacto y allí fue cuando mi hermano grito: ‘esto es una nave espacial… son marcianos’, entonces empezábamos a enloquecer, caminando, hablando entre nosotros y dando vueltas alrededor del disco. De pronto, sentí mucho miedo. Sobre todo cuando vi a tres criaturas tendidas en el suelo, junto al disco volador. Otra estaba sentada. Dos de los que estaban tirados, directamente no se movían. Tenían vendas por todos lados y uno llevaba el brazo vendado. Me acerque a uno de ellos, que tenia una venda a la altura de la cintura y otra en el hombro.

El que estaba sentado se puso de pie y estaba como ayudando a los demás con estas vendas que digo. Uno de los que estaba justo al lado suyo respiraba entrecortadamente, de manera inusual. Era obvio que tenia mucho dolor. Los otros dos permanecían inmóviles. El único que se movía, como dije antes, era el que al principio estaba sentado y al vernos se asusto. Comenzó a retroceder, presa del pánico. Al principio mis familiares y yo solo emitíamos exclamaciones de sorpresa.
El mas excitado era mi primo Víctor, que saltaba de un lado al otro, metiéndose por todas partes, entre confundido y temeroso. Mi hermano Glenn estaba mirando el disco y saco del paso a Víctor, quien estaba metiendo la cabeza por la rotura que la nave tenia en el medio, para sentarse sobre la misma, con una pierna adentro y otra afuera del plato volador. Glenn le pidió que no se acercara tanto, no fuera cosa que el disco explotara.

Luego Glenn imito a Víctor, subiéndose a la rotura y sentándose en el centro, con una pierna afuera y otra dentro del objeto. Yo estaba allí mirándolos.

Mientras tanto mi papa, y Ted estaban arrodillados al lado de la criatura que estaba viva y Ted trataba de hablarle en español. La criatura no le respondía. Cuando alguien se movía, la criatura se espantaba, retrocedía y levantaba sus manos al unísono, como temerosa de que le hicieran daño. Parecía estar bien aunque había un par de roturas en su uniforme. En cambio, sus compañeros estaban visiblemente heridos, y sus uniformes estaban destrozados. ¡Parecía que venían de una terrible guerra! Sin embargo, no vi nada que se pareciera a sangre. Lo que si vi, era una caja de metal cerca del que estaba con vida, dentro de la que vi vendas como las que había sobre los cuerpos. Creo que era un botiquín de emergencias.

El que respiraba entrecortadamente parecía tener una pierna fracturada o algo así. Los demás no mostraban deformidades o algo parecido. Toque a una de las criaturas y no se movió. Por la manera en que tenia los ojos, como mirando al vacío, me pareció que estaba muerto. Recuerdo que cuando lo toque estaba muy frío. Me pregunte por que no había tapado los cuerpos de sus compañeros. Yo creo que cubrimos a nuestros muertos porque nos da miedo mirarlos. Pense que esa costumbre tiene sentido aquí en la tierra pero quizá para ellos no.

En un momento pense que eran muñecos. Había algo que no era real en ellos, aunque uno se movía y reaccionaba. Recuerdo haber puesto mi mano contra el disco y estaba frío, como si estuviera refrigerado. Como estabamos bajo el Sol ardiente, en medio de un desierto, supuse que debería estar caliente pero no!
¡Estaba muy frío! Como si fuera invierno y como si uno estuviera tocando un metal. El área adyacente a donde puse mi mano también estaba muy fría comparada con otras cercanas. En realidad, alrededor nuestro hacia mucho calor pero cerca del disco estaba muy frío”.

¿A que distancia estaba usted del extraterrestre vivo?
-Yo diría que poco menos de un metro. No me acerque tanto como papa y mi tío. Ellos estaban agachados a su lado. En un momento, mi tío Ted toco al que estaba vivo en el hombro, como tratando de consolarlo. A esa altura, la criatura ya no retrocedía con temor, con las manos en alto, como antes.

¿Por qué fue usted detrás del disco?
-Porque mi hermano Glenn ya estaba allí, En realidad, quería saber que hacia mi hermano, quien estaba metiendo la cabeza tan adentro que hasta se lastimo la cara. También alcance a ver lo que había adentro. Parecían como componentes eléctricos, electrónicos, de propulsión, que se yo. Estaban todos conectados entre si por cables que colgaban hacia fuera de la rotura. Algunos de ellos volaban al viento como si fueran colas de caballo, y tenían luces por todos lados, que también oscilaban y titilaban. Cuando la brisa las movía parecían ser de fuego.
En el centro de la nave había algo así como jeroglíficos de color rosa, aunque como sellados sobre un fondo marrón. Algunas luces se apagaban y encendían, unas de color verde y otras de ámbar.

¿Eran del mismo color que las luces que colgaban fuera de la rotura?
-Algunas eran de color rojo luminoso, otras brillantes pero mas blancuzcas. Algunas, sobre todo las rojas, eran muy brillantes y con intensidad fluctuante, a veces realmente brillantes y otras difusas. Yo nunca llegue a meter tanto la cabeza dentro de la rotura como mi hermano Glenn, quien me dijo que hacia mucho frío allí.

¿Cómo de grande era la rotura?
-Yo diría que de unos tres metros. Comenzaba casi desde la parte mas baja del disco e iba casi hasta la cima de la bóveda superior. Estimo que debía tener alrededor de un metro de ancho. La rotura era elípticamente vertical, como un paréntesis gigantesco. La parte mas ancha parecía ser hacia el centro. Parecia como si algo adentro hubiera explotado, abriéndola y doblando su material exterior, dejándole bordes muy filosos. También había un olor muy fuerte, parecido quizás al alcohol o algo así. Esto fue lo que motivo que mi padre le repitiera a mi hermano mayor que no fumara a riesgo de que explotara todo.

Fue en ese momento que un grupo de cinco estudiantes universitarios y su profesor, el doctor Buskirk (no recuerdo su primer nombre), se acercaron al lugar del hecho. Estaban realizando una excavación arqueológica a pocos kilómetros de allí, pero después de ver la noche anterior lo que creyeron era un meteorito que se había estrellado, se largaron a inspeccionar el área. Al llegar y ver lo mismo que mis familiares y yo, sus reacciones fueron muy similares.
Primero se sorprendieron y luego entraron en shock. Recuerdo que Buskirk le dijo a papa que el hablaba varios idiomas y trato de comunicarse con el extraterrestre pero sin éxito. Luego, Buskirk intento entenderse mediante signos, pero también fue en vano.

¿Qué paso después?
-Llegó el ejercito y empezó el terror. El que daba las ordenes era un pelirrojo de malos modales, mandón y omnipotente. Lo acompañaba un soldado negro que ejecutaba todo lo que su superior le pedía. Rodearon todo, apartándolos con la culata de sus fusiles y ordenando que no abriéramos la boca. En pocos minutos aquello parecía una invasión. A papa le dijeron que si hablábamos esto con alguien nos enterrarían vivos en el desierto. Como papa estaba por entrar a trabajar en Sandia Corporation, pidió que hiciéramos caso: no quería ensuciar sus antecedentes. Yo dije que me moría de sed y me negaron agua. Nunca lo voy a olvidar.

¿Los echaron del lugar?
-Nos ordenaron: “¡váyanse por allí, no miren para atrás y no abran la boca!”. Mientras nos íbamos en el auto, vimos cientos de soldados en camiones y a pie, y aviones que habían aterrizado en la ruta.

¿Nunca hablo de esto con nadie?
-Únicamente con mi hermano y cuando estábamos solos. A veces, mientras jugaba con mis amigos, también se me escapaba algo. Papa y Tío Ted siempre mantuvieron silencio, aunque me consta que cuando se retiro de Sandia, muchos años después del incidente, papa se lo contó a un amigo.

¿Alguna vez tuvo sueños o pesadillas con respecto a los ET?
-Nunca.

¿Por qué dejo pasar tantos años para hablar?
-Por temor a las amenazas y a que si contaba algo me tomaran por loco. Pero cuando vi en TV que otros testigos también habían salido al frente, opte por el mismo camino.
No busco fama ni dinero con todo esto. De hecho, después de mi problema coronario, me mude y solo unos pocos conocidos pueden localizarme. A esta entrevista accedí por que me lo pidió Staton Friedman, un investigador serio que respeto y admiro porque busca la verdad.

¿Hay alguna corroboración científica de que usted dice la verdad?
-Ya me sometieron dos veces a un detector de mentiras. Además, el psicólogo norteamericano John Carpenter también me hipnotizo varias veces. El resultado fue invariablemente el mismo: mi experiencia existió y es autentica. Mi relato no tiene contradicciones.

Obviamente, usted cree que hay vida extraterrestre…
-¡Por supuesto! Hay que mirar detenidamente el cielo de noche para darse cuenta de que a la luz del Cosmos todo lo que parece crucial e importante en la Tierra, tiene menos significado y dimensión que la que le damos los terrestres.

Hay muchos más testigos, militares, fotógrafos, testigos de las supuestas autopsias, de los traslados de material y cuerpos, …Y no sólo testigos de los hechos, sino también de las amenazas de los militares, y de la imposibilidad de acceder a la zona.

Pero aún hay más cosas…

Read Full Post »


Ya sólo queda el último sumando de la fórmula, pero me temo que éste será el más especulativo con diferencia.

 

De hecho, no podemos asegurar siquiera, y de partida, que su valor sea distinto de 0.

No podemos asegurar que exista, en ese ámbito oscuro de la física desconocida (o al menos no establecida) resquicios suficientes que permitan “atajos” entre 2 puntos del universo. Y, aunque tengamos pistas que así lo indiquen, no sabemos si técnicamente serán viables, y aún cuando lo fueran (el caso que yo considero más probable), qué tipo de restricciones tiene: ¿podemos elegir origen y destino? ¿están estos determinados a unas cuantas y “escasas” ubicaciones o condiciones de contorno? ¿serían necesarias cantidades desorbitadas de energía para poder establecer los “puentes”? ¿Se podría alterar la linealidad del tiempo? ¿Qué otras leyes físicas se verán alteradas?.

 

Demasiados interrogantes e indefiniciones, y queremos respuestas concretas, números aproximativos.

 

Bueno, demos por hecho que los “atajos” son posibles y factibles. Como las condiciones de contorno nos son del todo desconocidas, pongamos restricciones fuertes.

Pero vuelvo a avisar, lo que viene no es apto para los ultraortodoxos-antiespeculativos.

 

¿De qué suposiciones lógicas debemos partir?

–         Pues primero, que si disponen de tecnología para tomar “atajos”, pueden viajar a velocidades cercanas a la luz, y esta vez, incluso más cercanas. No parecería muy descabellado presuponer velocidades del 99.9% de c, dilatando el tiempo a su venteaba parte, aproximadamente. Recordemos: recorrer 50 años luz en 2 años y poco.

–         Todas las civilizaciones que alcancen esta técnica (de ser posible) se convertirían automáticamente en inmortales.

–         La curiosidad es intrínseca a la inteligencia, y el afán exploratorio sólo acaba tras la muerte. Lo que quiero decir es que explorar nuevos mundos puede ser una necesidad básica ligada a la supervivencia de la raza, o simplemente un divertimento para colmar el afán de conocer, pero en cualquier caso es algo que TODAS las civilizaciones con tecnología de “atajos” tendrán.

 

El factor más decisivo será la flexibilidad en cuanto a origen/destino a la hora de establecer los “puentes”. No es lo mismo tener que usar agujeros negros preestablecidos a poder desdoblar (en plan Dune) alguna dimensión oculta y “acercar” 2 puntos cualesquiera del espacio tridimensional. Yo me decanto por esta segunda opción.

No obstante, para contenerme en mis cifras, e intentando llegar a un consenso entre estas 2 posturas contrapuestas, voy a suponer que no es posible elegir totalmente la configuración origen/destino, aunque si es posible viajar de cualquier galaxia a cualquier galaxia. Es más voy a suponer que el espacio está divido en celdas de 1.000 años luz y que se puede “puentear” de cualquier celda a cualquier celda.

De esta forma si tengo un “punto de salto” en un radio alcanzable, podré saltar a cualquier punto del espacio con una precisión de 1.000 años luz.

¿Por qué 1.000 años luz, y no 50, o 300.000? Pues por ningún motivo especial. Simplemente he tratado de llegar a un consenso entre “atajos” fijos y “puentes” totalmente configurables. ¿Y por qué 1.000? Pues para simplificar los cálculos.

Yo, como ya he dicho, creo más bien en la opción “totalmente configurable”, pero con esta restricción que añado, podría emular condicionantes que se nos escapan en este momento.

Como ya he dicho, este número es muy decisivo en los cálculos de esta parte de la fórmula, pero no podemos hacer otra cosa mas que especular al respecto.

 

Dicho todo lo anterior, consideremos N el número de civilizaciones con tecnología de “atajo”, que luego calcularemos en base a aproximaciones parecidas a las usadas en los post anteriores, en todo el universo.

 

Visitantes atajo supercuerdas = N x Proximidad punto de salto x Zonas exploradas con saltos / ( Número de galaxias * Puntos destino por galaxia) x Exploración dentro de zona x Visita realizada

 

Veamos los valores que le damos a cada uno de estos factores.

 

N=Número civilizaciones tecnología atajo=(Número medio de Sistemas Estelares por galaxia  x Número de galaxias x  (Planetas en Ecosfera + Factor Satélite Viable x Satélites en Ecosfera) x Planetas con Posibilidades Vida x Planetas donde Surja la Vida x Planetas donde la Vida Puede ser Inteligente x Planetas donde llegue a aparecer la Inteligencia x Planetas con Vida Consciente x Planetas con Tecnología) x  Tecnología Viaje Sub-Luz x Factor Extinción x Tecnología atajo supercuerdas

 

Tomando como Número medio de Sistemas Estelares por Galaxia 100.000 millones de estrellas x Factor Sistemas estelar (0,5), es decir, 50.000 millones de sistemas estelares , y volviendo sobre los valores ya estimados, tendríamos:

 

N= 50.000.000.000 x Número de Galaxias x (2,9) x 0,5 x 0,2 x 0,5 x 0,75 x 0,2 x 0,75) x 0,3 x 0,5 x  0,1 = 512000.000.000 x Número de Galaxias x 0,0002446875 = 12.234.375 x Número de Galaxias

 

Yendo a la fórmula anterior:

 

Visitantes atajo supercuerdas =12.234.375  x Número de Galaxias  x Proximidad punto de salto x Zonas exploradas con saltos / ( Número de Galaxias * Puntos destino por galaxia) x Exploración dentro de zona x Visita realizada

 

O lo que es lo mismo:

 

Visitantes atajo supercuerdas = 12.234.375  x Proximidad punto de salto x (Zonas exploradas con saltos /  Puntos destino por galaxia) x Exploración dentro de zona x Visita realizada

 

Veamos estos factores.

 

Proximidad punto de salto

Como ya comenté, éste es un factor muy determinante y del que solo podemos realizar especulaciones con poca base. Pero bueno, vamos a ello.

La civilización debe tener una punto de salto de los “posibles” suficientemente cerca.

Un punto de salto cada 1.000 años, suponiendo una distribución homogénea en el espacio tridimensional, significa una distancia máxima de 866 años luz.

Ya dijimos que partimos de que la civilización con esta tecnología debería haber alcanzado la posibilidad de viajar a 99,9% de c, lo que aproximadamente divide en el tiempo total por 20. Aún así más de 40 años para el viajero parece demasiado, solo para alcanzar un punto de salto. Consideraremos como radio máximo a cubrir al punto de salto 400 años luz, transitables en 20 años para el viajero.

Eso, después de hacer cálculos esféricos, dividiría por 10 aproximadamente, la posibilidad de que la civilización tenga a tiro un punto de salto.

Proximidad punto de salto= 0,1

 

Zonas exploradas con saltos

Es de suponer que una vez a tiro un punto de salto, nada debería limitar el número de veces que lo use, aunque podría haber limitaciones debido a la energía requerida, o al material exótico para mantener estable el punto de salto o a otro tipo de cuestiones.

Pongamos 1.000 saltos de media.

 

Puntos destino por galaxia

Seguimos con la galaxia tipo de 100.000 años luz de diámetro (radio=50.000 años luz). Para simplificar, y dado que las estrellas dentro de una galaxia, suelen distribuirse primando 2 direcciones, frente a la tercera, vamos a considerar medidas bidimensionales.

Hallamos el área de la galaxia.

AG= PI x (50.000)2

Y el área que cubriría un punto de llegada:

Apg= PI x (500)2

 

AG= 7.850.000.000

Agp= 785.000

 

Es decir, una proporción de 10.000

 

Exploración dentro de zona

Usando la misma lógica que para hallar los puntos de salto podríamos decir que no se podrían explorar todos los planetas a partir de ese punto de llegada. Dividiremos también por 10, para hallar una probabilidad, si bien hay que decir lo siguiente: estamos suponiendo puntos de salto-llegada fijos en el universo. Esto querría decir que puede que nuestro punto de llegada esté demasiado lejos para TODAS las civilizaciones, o podría pasar todo lo contrario y  estar suficientemente cerca para todas.

En cualquier caso, y dado que hay que estimar un valor, haremos las mismas cuentas y dividiremos por 10: 0,1.

 

Visita realizada

Por último, consideraremos la probabilidad de que aún cuando puedan habernos visitado, esto no se dará siempre. Este factor está muy relacionado con el anterior, y aquí, de nuevo la distancia al punto de llegada será un factor clave.

Para ser recatados en los valores, dividiremos por 100: 0,01.

 

 

Visitantes atajo supercuerdas = 12.234.375  x 0,1 x (1.000 / 10.000) x 0,1 x 0,01 = 122

 

Este número sí serían visitas totales. Quiero decir que no son 122 civilizaciones, si no 122 visitas en total.

 

No obstante, y para aquel que haya conseguido llegar hasta aquí, vuelvo a repetir que esto no son más que meras estimaciones como muy poca base lógica. El valor real podría fácilmente variar de 0 a millones, dependiendo de las posibilidades técnicas de estos atajos.

 

La ecuación final nos quedaría:

 

Visitantes= Visitantes velocidad luz + Visitantes atajo supercuerdas

 

Visitantes = 22 civilizaciones + 122 visitas

 

Ahí queda eso.

Read Full Post »

Cada vez más cerca


Se acercan las pruebas de vida extraterrestre.
Al final habrá que revisar algunos parámetros al alza…
http://www.elmundo.es/elmundo/2009/08/18/ciencia/1250592342.html

Read Full Post »


En 1961 el radioastrónomo y presidente del Instituto SETI Frank Drake, elaboró una ecuación, con el propósito de estimar la cantidad de civilizaciones tecnológicamente avanzadas (al menos como la nuestra), y contemporáneas a nosotros, en nuestra galaxia.

 

Yo voy a referirme a ella de forma resumida, para luego dedicarme al análisis de los valores usualmente usados en las estimaciones. Recomiendo una lectura completa en alguno de los siguientes enlaces, o cualquier otro que se encuentre en la red:

http://es.wikipedia.org/wiki/Ecuaci%C3%B3n_de_Drake

http://www.cielodeguadaira.org/index.php?option=com_content&task=view&id=186&Itemid=26

http://www.ciencia.net/VerArticulo/F%C3%B3rmula-de-Drake?idArticulo=dsfjufi3lfm5ydryzvkjn8

http://www.ciencia-ficcion.com/glosario/f/fordrake.htm

http://ciudadanodelmundo.espacioblog.com/post/2006/05/03/la-formula-drake

 

La ecuación de Drake se basa en una serie de factores cuyo valor hay que estimar en base a suposiciones más o menos aproximadas.

La fórmula, de la que existen variaciones, dependiendo de la descomposición de algunos factores,  es la siguiente:

 

N = R* x Fp x Ne x Fl x Fi x Fc  x L

Donde:

  • N representa  el número de civilizaciones que podrían comunicarse en nuestra galaxia, la Vía Láctea.
  • R* es el ritmo de formación de estrellas “adecuadas” en la galaxia (estrellas por año).
  • Fp es la fracción de estrellas que tienen planetas en su órbita.
  • Ne es el número de esos planetas en el interior de la ecosfera de la estrella (se trata del espacio que la rodea, y que está en condiciones de albergar alguna clase de forma de vida. Demasiado cerca es demasiado caliente; demasiado lejos es demasiado frío.)
  • Fl es la fracción de esos planetas dentro de la ecosfera en los que la vida se ha desarrollado.
  • Fi es la fracción de esos planetas en los que la vida inteligente se ha desarrollado.
  • Fc es la fracción de esos planetas donde la vida inteligente ha desarrollado una tecnología e intenta comunicarse.
  • L es el lapso de tiempo que una civilización inteligente y comunicativa puede existir (años).

Dependiendo de si se es extremadamente pesimista u optimista en la estimación de cada uno de estos valores, N puede ir desde 1 (o  menor incluso) hasta 1.000 millones, pasando por su puesto por todos los valores intermedios. Estimaciones algo menos extremas, y más modernas sitúan los márgenes entre 14.000 y 200 millones.

Hay estimaciones bastante conservadoras que igualan N a L, pero probablemente este último factor es el más difícil de evaluar. Hay quien piensa que este valor se debe establecer en 100 años, lo cual viene a reflejar una tendencia autodestructiva insalvable para todas las civilizaciones (¡cuidado que nos quedan unos 25!), nada más tengan oportunidad. Otros estiman en 5.000 años ese mismo factor.

Yo soy mucho más optimista. Seguro que muchas civilizaciones se autodestruyen, pero otras conseguirán la inmortalidad (a efectos prácticos, la edad actual de su civilización), lo cual subirá la media enormemente. Me atrevería a lanzar al aire la cifra de 50.000 años, teniendo en cuenta que la edad de nuestra galaxia es del orden de 10.000 millones de años. Estoy convencido de la existencia de civilizaciones con millones de años de antigüedad.

Analicemos un poco el resto de los factores, y los valores que se suelen usar.

R* (creación de estrellas por año) se suele estimar en 20. Este número sale de dividir el número de estrellas de la galaxia por la edad de la misma. Sin embargo, es de suponer que en la época de creación de nuestro sistema solar, fuera muy superior. Aunque se sigan creando estrellas, como demuestran fotografías tomadas por el Hubble,  indudablemente hubo una época en que la creación de éstas era muy superior, y aunque no podamos estar completamente seguros, lo más probable es que en el tiempo que nos interesa (más o menos el de la creación de nuestro sistema solar, para darle un tiempo a la civilización a aparecer y desarrollarse) fuera sensiblemente superior. Mi estimación conservadora será 50.

A Fp se les suele dar valores de 0,5 a 0,05. Con el primer valor la mitad de las estrellas formarían sistemas planetarios. Con el segundo sólo el 5%, y este valor parece más fiable al basarse en técnicas de interferometría de hace algunos años, aunque no hay consenso al respecto. Hoy en día se han descubierto cientos de exoplatenas y mejorado las técnicas. Habría que revisar este valor al alza. Yo apostaría por un 10%, es decir 0,1.

El factor Ne se estima con nuestra única experiencia del sistema solar: 2, en nuestro caso Tierra y Marte, aunque Venus también podría considerarse dentro de esta ecosfera. En realidad, se le suele dar un valor de 1, siendo conservador.

Para el siguiente factor, Fl, se usa la misma lógica. Venus, la Tierra y Marte podrían tener las condiciones adecuadas, se encuentran dentro de la ecosfera. Sabemos que la vida se desarrolló en la Tierra, y estamos tanteando las evidencias de vida primitiva en Marte hace millones de años. Un cálculo conservador para este número sería 0,2; o uno de cada cinco planetas con condiciones desarrollará la vida

En cuanto a la vida inteligente Fi, hay distintos acercamientos. La mayoría de los científicos piensan que la inteligencia es una evolución natural de la vida. Por este motivo muchas veces se le asigna el valor de 1 o cercano a uno. Yo difiero drásticamente de este supuesto. Creo que las condiciones para que se produzca la vida no son las mismas para que aparezca la inteligencia. De momento se necesita una mayor estabilidad, y muchos de los márgenes biológicos se estrecharían. Me declino por uno de cada 10, es decir 0,1.

El siguiente paso, Fc, involucra el desarrollo de tecnología. ¿Cuántas de esas especies inteligentes desarrollarán tecnología y la usarán para comunicarse? Un valor que se suele usar en este parámetro es 0,5, es decir, el 50%. Primero habría que precisar a qué nivel de inteligencia nos estaríamos refiriendo en el parámetro anterior, luego, supuesto un alto nivel, cuántos llegarían a desarrollarla antes de su extinción. Pienso que una visión más sensata y conservadora sería uno de cada cinco casos, esto es 0,2.

Veamos que ocurre con mis estimaciones:

N = 50 × 0,1 × 1 × 0,2 × 0,1 × 0,2 × 50.000 =1.000

1.000 civilizaciones tecnológicas en nuestra galaxia. Siendo bastante conservador en todos los factores. Actualmente Drake baraja 10.000 como la mejor aproximación. Probablemente un número más acertado. Él mismo cree que tardaremos 100 años en hallar esa comunicación.

Si extrapolamos esto al universo (seguiré con mis contenidas cifras), obtendríamos 1.000 civilizaciones x 100.000.000.000 galaxias = 1 billón de civilizaciones tecnológicas y contemporáneas en el universo. No sé a vosotros, a mí esto me hace empequeñecer. (No me diréis que no me han salido unos números muy bonitos)

Desde luego, si se trata de comunicarnos por ondas de radio, no podemos pensar en salir de la galaxia.

El mayor inconveniente que le encuentro a esta fórmula proviene del propósito para la que se diseñó. Cuando se creó la fórmula, y proviniendo de un astrofísico que trabajaba en el SETI, se tenía en la cabeza que el propósito final de ésta era calcular el número de civilizaciones extraterrestres interesados en un posible contacto con otras civilizaciones a través de ondas de radio.

En mi opinión, la ecuación de Drake cumple aproximadamente este último propósito. Pero no es adecuada para lo que se suele usar, para calcular el número de civilizaciones tecnológicamente avanzadas.

Se basa en una proporción de aparición y desaparición de civilizaciones, sin tener en cuenta todas la que en el pasado han aparecido y se han vuelto “inmortales”, como comenté en el post del árbol de navidad.

Por otro lado, y como el creador estaba directamente interesado en la financiación de su programa, es de suponer que los factores que estimaba se basaban en cálculos optimistas (yo he sido bastante más conservador en la mayoría). De hecho, las aproximaciones que se usaron en aquel entonces eran bastante optimistas en cuento a establecer contacto. Y no es que no se haya obtenido ningún resultado. Se conocen 5 detecciones no achacables a la tierra, en particular el famoso WOW, y siempre en el plano de la Vía Láctea, aunque nunca ha podido demostrarse que el origen fuera una civilización alienígena.

Existen otras aproximaciones para calcular el número de civilizaciones extraterrestres, pero en el próximo post me voy a aventurar a lanzar mi propia fórmula (aún ha riesgo de caer en esa máxima que dice que cada ecuación que aparezca en un  libro divide por 2 el número de lectores), ya que creo que ciertos factores no se han tenido nunca en cuenta.

Read Full Post »


Bueno, por fin un comentario que ataque a mis argumentos directamente. Esto es lo que estaba esperando, por eso voy a contestar en un post, en lugar de un comentario, porque  se lo merece.

Así que el que no haya leído el comentario a mi argumento 2, que empiece por ahí.

Ya dije que con la dialéctica siempre se gana.

En fin, voy al tema:

–          Por precaución: pues como ya dije, una pedrada lanzada en el momento justo y con el ángulo adecuado, matará probablemente a cualquier ET, que se encuentre desprotegido. Pero vamos, ahora mismo tenemos armas nucleares bastante más potentes que un palo o una piedra. Y las tenemos en cantidad suficiente para acabar con un planeta. En Vietnam, los norteamericanos tenían una tecnología muy superior, sin embargo ya sabemos quien perdió la guerra, y quien tuvo  muchas bajas en sus filas. Y puede que hayan aprendido parte de la lección, porque ahora se dejan ver menos (una civilización extraterrestre con, si duda, más historia que la nuestra, habrá aprendido mejor la lección).

–          Por Heisenberg. Bueno, curioso argumento, atacar mi argumento dando por hecho que existen, que es lo que al fin y al cabo quiero “probar”. En fin, la explicación principal (hay un argumento colateral, que sería muy largo de explicar aquí, pero que menciono al final del post), con la que me quedo con las dos caras de la moneda es la siguiente: De la misma manera que en nuestras investigaciones sobre la forma de vivir de ciertos animales, cometemos errores (al final descubren la cámara, o se presentan antes de lo esperado y pillan a los investigadores preparando el entorno de investigación, o el tranquilizante no tiene el efecto esperado y el espécimen se despierta antes de lo deseado, …), también los ETs los cometen. Y aunque tengan una tecnología muy superior con la que fácilmente se podrían hacer invisibles a la vista y al radar, la verdad es que todos sabemos que cuanto más tecnología tiene un coche, más fácil es que falle y nos deje tirados. En el universo hay pocas constantes, pero una de ellas es el hecho de la impredecibilidad del futuro y la existencia de sucesos no esperados. Nadie está libre de error, ni los ETs.

–          Por anti-intervencionismo: no es cuestión de timidez o no, es cuestión de haber aprendido de la historia. Pongamos un ejemplo. Si ahora descubriéramos una pequeña isla perdida en mitad del océano, con una cultura totalmente desconocida, seguro que no haríamos lo mismo que hace 500 años. ¿Somos más tímidos? ¿Entonces porque no nos plantaríamos allí con nuestras portaaviones y nuestras aeronaves, nos bajamos de un Black Hawk lleno de Tomahawk, y decimos “hola qué hay, cómo estamos, somos nuestros vecinos y venimos aquí a investigar una civilización tan arcaica como la vuestra, en nombre de nuestro presidente”. No lo veo, no. Es más, yo aseguraría que el día que nos toque a nosotros, el día que vayamos a un planeta y encontremos una civilización en auge, haremos lo mismo, evitar intervenir.

–          Por el interés: ¿cobardía? Yo diría mejor 2 dedos de frente. Seguro que somos una civilización más agresiva que ellos, y eludir enfrentarte a alguien más agresivo no es cobardía, es sensatez. ¿O acaso entrenamos a nuestros marines dejándolos en medio de una manada de leones? Seguro que su táctica sería intentar no ser descubierto.

 

De cualquier forma sigo con la pregunta fundamental: ¿qué ganarían al darse a conocer? Nada. ¿Qué perderían? Mucho. De momento la ventaja táctica, una vez que se dé el paso (con nuestro actual nivel tecnológico) no se puede volver atrás. Posiblemente la vida.

En cuanto a la pregunta subyacente, y que he tratado de eludir hasta ahora “¿qué pretenden?”, admite muchas respuestas:

–          conocer

–          conseguir recursos

–          investigar

–          explorar

–          viajar por viajar (sí eso que nos gusta hacer a todos)

–          solucionar problemas cuasi-irresolubles

–          …

 

Lo que sí puedo asegurar, es que, de las poquísimas cosas que TODA civilización extatrerrestre que llegue aquí debe tener, es curiosidad. Sin curiosidad no hay inteligencia, y sin inteligencia no hay civilización.

¿Y qué carajo hacemos nosotros mandando costosísimos proyectos espaciales a Marte, si total, no vamos a poder saludar a nadie? Según tus argumentos, si no son cobardes, deben querer saludar y para eso gastan ingentes cantidades de energía. Entonces nosotros que hacemos en Marte haciendo un esfuerzo seguro que proporcionalmente mucho mayor que ellos, ¿el tonto gastoso?

 

Y he dicho antes “TODA”, lo cual, y ya que lo mencionas en tu comentario, y dando fuerza a algunos de mis argumentos anteriores (aunque parecería quitar fuerza a otros), no podemos pensar en una sola civilización. Sería casi tan improbable como pensar en 0. Pero este tema lo dejo para el siguiente post.

Read Full Post »

« Newer Posts - Older Posts »