Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘material extraño’


Bueno, era inevitable.

Tenía que comentar el caso más conocido y sobre el que se han echado más cortinas de humo.

 

Roswell supone, en los tiempos modernos, la primera vez, que no la única, que un gobierno reconoce abierta y oficialmente haber sufrido un encuentro cercano de segundo tipo con un OVNI. Aunque ese reconocimiento duró pocas horas.

 

Sin lugar a dudas es el incidente ovni sobre el que se han escrito más artículos, se han librado más ondas de radio,  y se ha gastado más celulosa en series, documentales, películas y videos. Hasta los profanos en la materia conocen de su existencia.

Y no es para menos. Se puede decir que ha habido un antes y un después de Roswell.

Es el caso sobre el que más información y desinformación ha corrido.

Es por tanto muy difícil determinar con exactitud qué sucedió. En Internet podemos encontrar cientos de miles de páginas sobre el tema, cada una con matices y datos diferentes. Cada una con perspectivas y detalles muy distintos.

Debido a ello, probablemente también sea el caso más difícil de aclarar en su totalidad, en todos sus detalles. Sin embargo, y con un poco de sutileza y lógica, podemos sacar información de la desinformación, aunque por supuesto, no los detalles.

 

Voy a exponer una nueva versión, con los datos que me han parecido más comunes o exactos, pero incluyendo comentarios y reflexiones sobre otras posibilidades.

 

Vamos a ello:

La noche del 2 al 3 de Julio de 1947 hubo una gran tormenta sobre Roswell.

 

La mañana del 3 de julio (y ya en esta fecha empiezan las discrepancias entre las distintas versiones) un granjero/pastor llamado William Mac Brazel, salió a recorrer el campo (ya sea en busca de posibles daños producidos por la tormenta de la noche anterior o de pastoreo normal de su ganado).

En un momento dado vio detrás de una pequeña colina una serie de extraños objetos esparcidos sobre una gran extensión de terreno. Le acompañaba un joven vecino, Dee Proctor, y entre los dos recogieron algunos de estos objetos y los guardaron en el cajón de las herramientas.

Otras versiones dicen que iba a caballo, con su hijo, otras solo y que después llamó al vecino. En fin, no lo consideramos un detalle importante.

 

El día 6, Brazel fue a Corona a efectuar algunas compras y aprovechó el viaje (siguiendo el consejo de algunos conocidos a los que consultó la situación) para contarle al sheriff del condado, Geoge Wilcox, lo que había visto, quien, tras ver el material recogido por éste, avisó  a la fuerza aérea.

Jesse Marcel, el jefe de seguridad de la base aérea, y tras examinar los objetos que Brazel llevaba, se dirigió en su Jeep a la zona señalada por el pastor en compañía de éste y de un oficial de inteligencia de apellido Cavitt.

 

Llegaron al anochecer, debido a lo poco transitable de los caminos. Comieron las provisiones que llevaban, encendieron un fuego y se acostaron en sus sacos de dormir. Antes de salir el sol ya habían llenado la parte trasera del vehículo con una gran cantidad de objetos.

Se trataba de una caótica colección de fragmentos metálicos que cubrían más de un kilómetro cuadrado de terreno, de aspecto bizarro, metalizados y algunos cubiertos de una especie de indescifrables “jeroglíficos”.

  Roswell1

 roswell

Roswell2

 

Hay versiones que mencionan también el encuentro por parte de Bazel de cadáveres de pequeños cuerpos humanoides de piel grisácea. No obstante, la mayoría de las interpretaciones no determinan este aspecto, al menos en este momento, como veremos más tarde.

 

Mientras tanto, en el pueblo ya se había corrido la noticia del curioso hallazgo y comenzaron a tejerse las hipótesis más diversas. Hasta la radio local se hizo eco de los rumores. Cuando Marcel llego al cuartel, una decena de personas (entre ellos los periodistas del Roswell Daily Record) esperaban en la puerta de entrada. Pero el Jeep pasó sin frenar y se perdió en medio de oficinas y hangares.

El día 8 de Julio, el oficial de relaciones públicas Walter Haut (por orden del Coronel William Blanchard, jefe de la fuerza en Roswell) difundió un comunicado en el cual se decía textualmente, “que la Fuerza Aérea había recuperado los restos de un platillo volante”. Haciendo referencia a extraños materiales que no se podían identificar. Rápidamente la prensa local y parte de la de la costa este se hizo eco de la noticia, que pronto dio la vuelta al mundo.

Y este punto es fácilmente comprobable e indudable.

 

A las pocas horas, y siguiendo instrucciones de Washington, fue desmentido el comunicado. Se trataba de un globo sonda, junto al cual se hicieron fotos varios militares, entre ellos el propio Jesse Marcel, del que se tienen testigos que en privado aseguraba que esos restos fotografiados no tenían nada que ver con los que recogieron el día anterior.

 

La mayor prueba, desde luego, de que esto era una mentira (la primera de muchas) era que no se despidieran a gran parte del personal de la base, por incompetencia profesional. ¿El papel de aluminio era un material desconocido y extraño para técnicos radaristas e ingenieros que construían esos globos? Hay que tener muchas, pero que muchas tragaderas para tragarse eso.

Pero parece que el desmentido (en este caso mentido, más bien) caló, al menos en los siguientes días, y en los medios de comunicación, con o sin amenazas.

 

¿Es eso todo? No, no es todo. Sólo acabamos de empezar.

Anuncios

Read Full Post »