Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘ovni’


8 de enero de 1981, 17:00 horas. Trans-en-Provence, Francia.

 

Mientras un agricultor (realmente contratista retirado) llamado Renato Nicolai estaba trabajando detrás de su casa le llamó la atención un extraño y suave zumbido.

Se volvió en la dirección del sonido y vio un objeto metálico en el aire a la altura de un gran pino al límite de su propiedad, bajando, con movimiento continuo y rápido hasta que aterrizó en el suelo.

Tras unos segundos de observación Nicolai se dirigió a una nueva posición, llegando a unos 30 metros de donde había aterrizado el OVNI.

Repentinamente se elevó, aproximadamente por la misma trayectoria de bajada, se inclinó y desapareció alejándose en el cielo a gran velocidad. El testigo no percibió en ningún momento ninguna llama o humo en torno al artefacto.

 

Tenía la forma de 2 platos desiguales, uno cerrando el otro, con una cornisa plana (canto, alerón, cresta) alrededor de toda su circunferencia, de unos 15 cm. Era de color plomizo. Mediría unos 2,5 metros de diámetro por unos 1.7 de alto. Al elevarse pudo apreciar, aunque brevemente, la zona inferior de la nave, que poseía 4 accesorios del tamaño de  baldes de albañilería.

 

 

¿Qué tiene de especial este caso, si además sólo hubo un testigo?

 

En realidad es considerado uno de los casos OVNI mejor estudiados de la historia, debido a que en su aterrizaje dejó huellas que se han estudiado concienzudamente. Ha sido estudiado in situ por varios investigadores civiles y por el CNES (Centro Nacional de Estudios Espaciales) equivalente galo a la NASA estadounidense. Forma parte del estudio “Panel Sturrock” que ya ha salido en algún enlace que he comentado.

En el terreno quedó una huella en forma de corona circular de unos 3 metros de diámetro.

La Gendarmería de Draguignan tomó muestras del terreno que fueron enviadas al CNES.

Pero sigamos con el orden de los acontecimientos.

Cuando desapareció el Objeto Volante, se acercó al sitio exacto donde lo vio posarse, y allí, en el suelo, había dejado una serie de marcas claramente visibles.

Cuando llegó esa misma tarde la mujer de Nicolai, éste le contó lo sucedido.

A la mañana siguiente fueron a comprobar las huellas que el OVNI había dejado, y entonces la mujer se percató de la seriedad del asunto. Llamaron a unos vecinos para pedir consejo, y acabaron llamando a la Gendarmería.

A las 11:30 de esa mañana se presentó un oficial, quien procedió a tomar testimonio, fotografías y recoger pruebas del suelo (superficial  y profundo) siguiendo el procedimiento policial.

La Gendarmería describió las huellas de esta forma:

“Observamos la presencia de dos círculos concéntricos, el primero  de 2,20 m de diámetro, el segundo, 2,40 m de diámetro. Estos dos círculos dejan una corona de 10 cm de ancho. En esta corona son visibles dos partes diametralmente opuestas, de unos 80 cm de largo. . .
que presentan estrías negras similares a las trazas de abrasión.“

 

Días después esas muestras fueron enviadas al GEPAN (Grupo para el Estudio de Fenómenos Aeroespaciales No Identificados), mientras las muestras vegetales fueron enviadas al laboratorio del Instituto Nacional para la Investigación Agrónoma (INRA).

El 23 de Enero, la Gendarmería recogería nuevas muestras de vegetales.

El 17 de Febrero el GEPAN recoge in situ una serie completa de muestras vegetales. Aún permanecían las huellas.

 

Las diferentes muestras fueron catalogadas y analizadas por distintos laboratorios entre ellos:

–          CNES. Análisis microscópico y visual.

Muestra que esta tierra ha estado expuesta a un efecto de roce que ha dado lugar a la abrasión de algunos granos de silicio. En un punto se comprueba que el suelo se ha quebrado posiblemente  debido a una combinación de la acción mecánica y térmica. También muestra una zona más oscura que podría corresponder a material extraño, o incluso a una transformación de la material de la superficie.

 

–          Laboratorio SNEAP. Análisis físico-químico.

Se analizaron las muestras oscuras. El análisis reveló que la muestra contenía ninguno de los compuestos orgánicos que son característicos de los motores de combustión utilizando hidrocarburos. Se determinó la presencia de hierro u óxido de hierro, no acompañado, como pasa comúnmente en el acero de cromo, níquel o manganeso.

–          Universidad de Paul Sabatier de Toulouse. Estudios de difracción electrónica.

Se encontró monocristales de (CaO2, 8H2O), cosa que no ocurrió en la muestra de contraste. Se realizaron intentos infructuosos de reproducir esta cristalización calentando la otra muestra a 1.000 grados durante 2 horas.

 

–          Laboratorio de análisis LAMMA en la Universidad de Metz. Espectrometría de masa por bombardeo de iones.

El análisis de iones negativos, reveló en las partículas oscuras (100 micrones) la presencia de C2H2O.
También encontraron los iones de 63 y 79 que son típicas de fosfato de hierro.
Los espectros negativos así obtenidos eran análogas a las de algunos polímeros o residuos petroquímicos.
El análisis de iones positivos mostró que las partículas negras diferían de la de tierra que rodea a través de la falta de aluminio. Los elementos de sodio, magnesio y titanio estaban presentes sólo en cantidades muy pequeñas. El componente dominante era de calcio. Otros fragmentos  confirmaron la existencia de una matriz de polímeros basada en el carbono.

Se deriva de estos análisis que las partículas oscuras parecen ser residuos de combustión.

 

–          Laboratorio de Análisis Físicos (LDP). Espectrometría de masas por chispa.

En este caso se detectaron pocas diferencias entre las 2 muestras. Los únicos elementos detectables fueron zinc y fosfato. Su hipótesis: rozamiento de pintura negra basada en “Carbon black”

http://en.wikipedia.org/wiki/Carbon_black

 

–          Laboratorio de Bioquímica del Instituto Nacional de Investigación Agrómona, organismo de la Universidad de Avignon (Bounias, 1990). Análisis bioquímicos.

Se determinan múltiples efectos sobre la fotosíntesis, los lípidos, azúcares y aminoácidos en las plantas que se encuentran en el sitio. En la mayoría de los casos, estas diferencias son expuestas gráficamente como las funciones logarítmicas o bilogarítmicas de la distancia, medida desde el centro de la huella.

 

 

 

En resumen: “un fenómeno físico ha incidido directamente en el medioambiente del lugar, provocando abrasiones, impactos térmicos y efectos inexplicables en las plantas”

 

 

 

 

Detallado resumen del estudio completo publicado en “Journal of Scientific Exploration”:

 http://www.scientificexploration.org/journal/jse_04_1_velasco.pdf

Anuncios

Read Full Post »


La finalidad de este blog no es difundir noticias recientes, aun cuando sean de la temática que tratamos.

No obstante, no he podido evitar hacer una reseña sobre el reciente video de la persecución OVNI en Galicia:

 

 

Pero después de leer artículos que tras un engañoso lenguaje científico y un supuesto estudio apoyan sin más su veracidad, me he acordado mucho de mi último post y los últimos comentarios sobre el caso de Ubatuba.

 

Sé que algunos de mis lectores malinterpretan mis palabras (lo cual achaco en parte a mi escasa capacidad de comunicación y por otro al desinterés por perseguir la verdad, una vez se está impregnado de ese halo de escéptico científico que no poco dinero le ha costado a ciertos gobiernos diseminar entre la población).

Yo no soy un crédulo sin escrúpulos que se creen a pies juntillas cualquier relato que tenga la palabra OVNI detrás. Nada más lejos de la realidad. Si leéis atentamente mis comentarios, sin prejuicios, lo veréis.

 

Como pasa siempre con todo tipo de extremos, los escépticos acérrimos y los crédulos totales están más cerca el uno del otro, que de una postura intermedia y aconsejable.

 

Hay que tener criterio y sensatez, para el tema OVNI y para la vida en general.

Pero la vida, la sabiduría, el conocimiento, están llenos de decisiones y no podemos esperar a tener la seguridad total antes de tomar un camino, una postura.

Como venía a decir Descartes no se puede estar seguro de nada, ni siquiera de nuestra existencia, pero no por eso podemos vivir dudando de todo.

Y seguro que a veces nos equivocaremos. Esto se vuelve mucho más probable si nos movemos en campos tan llenos de desinformación e intereses como los Objetos Volantes No Identificados.

 

Hay que ser crítico y exigir cuantas pruebas y testimonios se puedan conseguir, analizarlos, sopesarlos. Y entonces tomar la postura.

 

Aún así me equivocaré más de una vez, pero tan criticable me parece mostrarse acérrimo defensor de un caso, como éste de Galicia, que es un fake (bulo) y de los reconocidos, como llegar a determinar que un caso es un bulo simplemente porque no se pueda demostrar a ciencia cierta que es real,  y me refiero aquí a un enlace que dentro de una atractiva y estimulante conversación uno de mis lectores trajo a colación.

 

Mi postura es que hay que investigar mucho más y mucho más seriamente, al estilo del informe cometa en Francia, e incluso más. Yo no dudo de que existan y nos visiten (al igual que el informe comentado), pero dudo de cualquier caso concreto. Y la información que se podría conseguir de un sólo caso real investigado a fondo, por la comunidad científica al completo podría amortizar con creces el gasto realizado.

 

http://www.politicaextraterrestre.com/DE33.html

 

Y aquí vuelvo a protestar sobre el recorte del gasto de I+D+i. Se pueden recortar muchos presupuestos, pero éste es enormemente escaso para lo que debería ser.

Read Full Post »


He escogido este caso de Ubatuba, como tercero por varios motivos.
Primero y principalmente por ser muy poco conocido, incluso entre los asiduos lectores de fenómenos OVNI.
Segundo por tratarse de un “accidente OVNI”, para ahondar en el mensaje de que Roswell fue un caso, pero no el único en el que la supuesta nave alienígena acaba mal parada. Y además, en suelo no estadounidense (otro factor que los incansables y poco informados escépticos no paran de blandir: “sólo se dan casos en EEUU!”, nada más lejos de la realidad)
Tercero, y esto tiene pros y contras, los testigos originales no se han dado a conocer. En ningún momento han querido ser protagonistas, todo lo contrario no quieren tener nada que ver con el fenómeno. Esta situación elimina ciertos intereses personales que en algunos casos pueden dar explicación al fenómeno completo.

En cuarto lugar, fue un caso con pruebas físicas como veremos, aunque por supuesto espero que los excépticos pongan miles de trabas al respecto.
Por quinto y último lugar, se trata de un caso sencillo, en el sentido de que no hay mucho material, cosa que después del de Roswell será de agradecer.

Después de esta introducción, vayamos al grano:

Brasil, septiembre de 1957

http://maps.google.es/maps?hl=es&tab=wl

Al parecer varios informes indicaban que un supuesto platillo volante había sido divisado por un grupo de pescadores, cerca de la costa, y habían presenciado como estallaba en mil pedazos tras una brusca ascensión.
Los investigadores no pudieron localizar a estos pescadores, que hoy por hoy siguen indeterminados ya sea por decisión propia, o tras coacción del gobierno como apuntan algunos.

Pero lo interesante empieza a partir de ese momento.

El columnista del periódico O Globo, Ibrahim Sued recibe una carta que reza de aquesta guisa:

“Querido señor Ibrahim Sued:

Como fiel lector de su columna y admirador suyo, deseo comunicarle algo de gran interés para un hombre de prensa acerca de los discos voladores, si usted cree que son reales, por supuesto. Yo no creía nada de lo que se decía o se publicaba sobre ellos, pero hace unos pocos días me ví forzado a cambiar de idea.

Pescaba junto con unos amigos en un lugar cercano al pueblo de Ubatuba, Sao Paulo, cuando miré un disco volador que se acercaba a la playa a una velocidad increíble, de manera que un choque en el mar parecía inminente. En el último momento, sin embargo, cuando estaba a punto de chocar con las aguas, hizo un giro ascendente y se elevó con un fantástico impulso.

Nosotros seguimos el espectáculo con nuestros propios ojos, asombrados al ver que el disco explotaba en llamas. Se desintegró en miles de flamantes fragmentos que cayeron centelleando con magnífica brillantez. Parecían fuegos artificiales, a pesar de la hora del accidente, al mediodía. La mayor parte de los fragmentos, casi la mayoría, cayeron en el mar.

Pero un número de pequeños pedazos cayeron cerca de la playa y nosotros recogimos una gran cantidad de este material, tan liviano como el papel. Le adjunto una pequeña muestra…”

Junto con la carta anónima venían tres pequeños fragmentos de material muy livianos.

Esta noticia se publicaría el 14 de Septiembre.
A raíz de ella, el Doctor en Medicina Olavo Fontes se interesó por las muestras y se puso en contacto con el columnista Sued.
A primera vista parecía tratarse de algún tipo de metal oxidado tan liviano como el papel.
Una de las piezas presentaba en su superficie hendiduras longitudinales microscópicas, semejando la acción de varias fuerzas en ella al romperse.
Todas presentaban una capa blancuzca de material que se eliminaba con la uña.

Acordaron enviar uno de los fragmentos al Laboratorio de Producción Mineral de Brasil. Al frente de éste se encontraba el Doctor Feigl.

Los análisis preliminares confirmaron su naturaleza metálica, al aparecer el color azulado correspondiente, como reacción a los ácidos fosfomolíbdico y ácido hidroclórico.

A continuación se sometió a un análisis espectográfico, realizado por la doctora Luisa María A. Barbosa con un espectógrafo Hilger, donde se identificó el metal como magnesio de pureza cercana al 100%.

 

Lo inusitado del resultado llevó al Doctor Fontes a solicitar otro análisis. Un pedacito de la misma muestra pasó a Elson Texeira, analista espectroquímico de un laboratorio independiente. De nuevo los resultados determinaron que se trataba de magnesio de absoluta pureza, carente de los microelementos habituales en todo metal.

 

La Armada de Brasil también realizó otros análisis cuyos resultados nunca se dieron a conocer.

 

Adicionalmente se realizó a esta muestra una prueba de Rayos X por difracción, por parte del profesor Elysiario Tavora Filho, prueba que se usa para la identificación de aleaciones. Usó el estándar ASTM de pureza como referencia, y llegó a la conclusión que la muestra era más pura que el propio estándar.

 

Fontes determinó a la vista de las pruebas que se trataba de un pedazo de una aeronave no construida por el hombre.

Las muestras que no habían sido analizadas todavía fueron enviadas por el Doctor Fontes a EEUU, al Doctor Walter Walter, profesor de la Universidad de Arizona y antiguo ingeniero de Hughes Aircraft Corporation, y el Doctor Robert Johnson, gerente de la División de Cristalografía de Materials Research Corporation de New York.

Determinaron que estas muestras no eran tan puras como la primera, detectando trazos de estroncio, bario, calcio, y zinc. He aquí parte de los estudios finales:

“Las muestras de Ubatuba se aproximan a la monocristalinidad. Todos los investigadores concuerdan que las muestras son fundiciones. Si se trata de fundiciones y tienen granos tan grandes como para acercarse a la monocristalinidad, entonces estas muestras deben haber sido enfriadas muy lenta y cuidadosamente a partir del estado líquido. Este enfriamiento lento no es normal en lingotes comerciales de magnesio o fundiciones moldeadas. Los granos fundidos, orientados y extremadamente grandes, de la muestra de Ubatuba son raros y no pueden ser fácilmente obtenidos por muestreo estocástico del magnesio y de sus aleaciones”.

Diez años más tarde, en 1979 el Doctor Robert Ogilvie, profesor de metalurgia del Instituto Tecnológico de Massachusetts también hizo pública sus conclusiones:

“La muestra de Brasil tiene una composición que podría ser encontrada en metal soldado. Sin embargo, la estructura es verdaderamente inusitada. Sólo pudo haber sido formada por el calentamiento del magnesio muy cerca de su punto de fusión en el aire. Bastaría mantener la temperatura durante un minuto más o menos. Esto produciría una capa de óxido en la superficie externa del material, que es claramente visible, y además el oxigeno se difundiría por los perímetros de los granos produciendo un red de óxido. Por ello, es posible que la muestra de Brasil sea una pieza de metal soldado proveniente de la explosión de una nave o satélite que regresa a la Tierra”.

Para avivar la polémica, pongo un párrafo de un supuesto documento que fue distribuido en el Congreso Internacional de Medicina Espacial el 29 de Enero de 1976 por la CIA, con el título de “Información no evaluada”, y que claramente alude al suceso de Ubatuba:

“Los científicos de Estados Unidos creen que los campos magnéticos de baja intensidad no tienen serios efectos en los astronautas, pero los campos de alta intensidad, los campos magnéticos oscilantes y los campos electromagnéticos pueden tener o tienen efectos considerables. Hay una teoría de que estos campos están estrechamente asociados con la superconductividad a muy bajas temperaturas como las del espacio. Esto, a su vez, está relacionado con el sistema de propulsión de los Ovnis. Se dice que fragmentos de un posible Ovni, encontrados en Brasil, guardan relación con los superconductores y con la magnetohidrodinámica”.

 

 

 

http://www.actosdeamor.com/informe1.html

 

http://www.ovnis.com.mx/ovnis/el-fragmento-ovni-de-ubatuba/

 

http://www.mundoparanormal.com/docs/ovnis/basedatos_asur_50.html

 

http://mpfiles.com.ar/ovni/ubatuba.htm

Read Full Post »


Hay quedan estos videos, que complementan el expuesto en el anterior post, para sembrar polémica.

Bueno sigamos con lo nuestro, la verdad es que todavía no lo he contado todo. Toca la segunda parte.

Los restos encontrados y los testigos presenciales a raíz del descubrimiento de Brazel no fueron los únicos. Hubo otro “resto” (encuentro en tercera fase según los testigos) a unos 200 kms de allí, en la planicie de San Agustín.
Y digo otro “resto”, aunque la mayoría de investigadores menciona otra nave estrellada (UFO crash). Y es que no parece haber acuerdo en cuanto a las fechas. Y este punto es importante. Aunque algunos investigadores hacen referencia a la misma noche del 2 al 3 de Julio (que recordemos ya era discutida de por sí), la mayoría insiste en que el encuentro se produjo a la vez que se llevaba a cabo la conferencia de prensa en Roswell.

Este problema temporal ha creado distintas versiones de los hechos: dos naves distintas (demasiada coincidencia), un choque entre 2 naves (no resolvería realmente el problema temporal), una nave estrellada y un nuevo accidente en una supuesta nave de recuperación,…

Mi versión, la que considero más probable tras leer muchos testimonios y versiones, pero no por ello debe tomarse a “pies juntillas” puesto que no deja de ser una suposición, es la siguiente:

La noche del 2 al 3 de Julio, una nave extraterrestre tubo un problema, ya sea un rayo, ya sea alguna explosión interna, mientras volaba a cierta velocidad , dejando un reguero de restos a lo largo de más de un kilómetro de largo y unos doscientos metros de ancho.
En un primer momento, tras este incidente, consiguieron aterrizar la nave no muy lejos de allí. Durante 3 días intentaron realizar las reparaciones oportunas.
Cuando pensaban que habrían estabilizado la nave y sin tener más esperanzas de contacto con su civilización, intentan levantar el vuelo, pero la nave se descontrola y acaba incrustada entre las rocas.

Pero vayamos al segundo encuentro, y no adelantemos acontecimientos.

El día 8 de Julio, un grupo de personas, que buscaban ágatas por la zona de San Agustín, muy frecuentado por arqueólogos, por tener vestigios de 4.500 años de antigüedad, se toparon con un extraño cilindro metálico, incrustado en el suelo y en medio de en un amasijo de cables y otros objetos imposibles de identificar.
Este grupo estaba compuesto por el joven Gerald Anderson, su hermano Glenn (mayor que él), su padre, su tío Ted y su primo Víctor.
El investigador Staton Friedman (que aparece en algunos videos de los expuestos, y al que volveremos a hacer referencia) recogió, en 1990, el relato de Gerald Anderson, de forma resumida.:

“Esa cosa estaba incrustada en el suelo y antes de caer debía haber golpeado contra los árboles, pues muchos de ellos tenían la copa quebrada. Yo quise acercarme, pero mi padre me grito que me detuviera. Durante largos minutos la miramos de lejos y en completo silencio. De pronto mi hermano dijo que era una nave espacial, una nave marciana. En ese momento sentí miedo y me acerque a mi primo. Alrededor del cilindro la tierra estaba calcinada y aun se veía un pequeño fuego en unos de los lados mas aguzados. Cerca de ahí vimos tres extrañas criaturas que estaban sobre el suelo. Dos estaban completamente inmóviles y la tercera respiraba con dificultad. Apoyado contra el cilindro, sentado en la tierra como si estuviese aturdido, había otro de estos pequeños seres. Estaba vivo, aunque herido en un hombro, y nos miro con terror cuando nos acercamos. Los cuatro eran muy parecidos, median alrededor de 1,20m. tenían ojos hundidos, eran pelados y vestían un suéter de mameluco de una tela que parecía metal. Intentamos hablar con el sobreviviente pero no logramos que nos entendiera. Estábamos en eso cuando vimos que se acercaban un grupo de cinco jóvenes acompañados por una persona mayor, después supimos que era el Dr. Buskirk, un antropólogo que exploraba la zona en compañía de algunos de sus alumnos de la universidad de Albuquerque. Intento hablar con el pequeño humanoide en varios idiomas, pero lo único que consiguió fue asustarlo más. En eso oímos que se acercaba una camioneta que llevaba una antena de radio. Era el ingeniero Barney Barnett, que estaba trabajando en ese lugar por cuenta de una compañía petrolera. En realidad ya no sabíamos que hacer, sobretodo porque el herido que respiraba parecía haber muerto. Habría pasado algo mas de una hora cuando llegaron dos camiones de la base de Roswell, al mando de un teniente de color. Un sargento nos hecho a todos de la zona después de haber anotado nuestros nombres y dirección y cercaron el sitio con una cinta amarilla. Nunca mas volví a saber de esa gente hasta que años después leí un articulo sobre este caso en un periódico de Santa Fe.”

En total se juntaron unos cuantos testigos y todos vieron los 3 cuerpos extraterrestres y el que aún permanecía vivo.
A continuación expongo su testimonio completo:

“El primero que dijo algo fue mi primo Víctor. ‘allí hay algo raro’. Estabamos como a unos cien metros de un objeto plateado y circular que estaba como clavado en ángulo en la tierra. Alrededor del objeto había vegetación quemada, algunos arbustos que todavía ardían, dos o tres arboles que habían sido como cortados en dos, con el tronco aparentemente quemado en la parte superior. ‘Aquí se estrello, algo (dijo papa). No sé si es un dirigible o algo así’. En esos momentos, ya estabamos como a unos veinte metros del artefacto y allí fue cuando mi hermano grito: ‘esto es una nave espacial… son marcianos’, entonces empezábamos a enloquecer, caminando, hablando entre nosotros y dando vueltas alrededor del disco. De pronto, sentí mucho miedo. Sobre todo cuando vi a tres criaturas tendidas en el suelo, junto al disco volador. Otra estaba sentada. Dos de los que estaban tirados, directamente no se movían. Tenían vendas por todos lados y uno llevaba el brazo vendado. Me acerque a uno de ellos, que tenia una venda a la altura de la cintura y otra en el hombro.

El que estaba sentado se puso de pie y estaba como ayudando a los demás con estas vendas que digo. Uno de los que estaba justo al lado suyo respiraba entrecortadamente, de manera inusual. Era obvio que tenia mucho dolor. Los otros dos permanecían inmóviles. El único que se movía, como dije antes, era el que al principio estaba sentado y al vernos se asusto. Comenzó a retroceder, presa del pánico. Al principio mis familiares y yo solo emitíamos exclamaciones de sorpresa.
El mas excitado era mi primo Víctor, que saltaba de un lado al otro, metiéndose por todas partes, entre confundido y temeroso. Mi hermano Glenn estaba mirando el disco y saco del paso a Víctor, quien estaba metiendo la cabeza por la rotura que la nave tenia en el medio, para sentarse sobre la misma, con una pierna adentro y otra afuera del plato volador. Glenn le pidió que no se acercara tanto, no fuera cosa que el disco explotara.

Luego Glenn imito a Víctor, subiéndose a la rotura y sentándose en el centro, con una pierna afuera y otra dentro del objeto. Yo estaba allí mirándolos.

Mientras tanto mi papa, y Ted estaban arrodillados al lado de la criatura que estaba viva y Ted trataba de hablarle en español. La criatura no le respondía. Cuando alguien se movía, la criatura se espantaba, retrocedía y levantaba sus manos al unísono, como temerosa de que le hicieran daño. Parecía estar bien aunque había un par de roturas en su uniforme. En cambio, sus compañeros estaban visiblemente heridos, y sus uniformes estaban destrozados. ¡Parecía que venían de una terrible guerra! Sin embargo, no vi nada que se pareciera a sangre. Lo que si vi, era una caja de metal cerca del que estaba con vida, dentro de la que vi vendas como las que había sobre los cuerpos. Creo que era un botiquín de emergencias.

El que respiraba entrecortadamente parecía tener una pierna fracturada o algo así. Los demás no mostraban deformidades o algo parecido. Toque a una de las criaturas y no se movió. Por la manera en que tenia los ojos, como mirando al vacío, me pareció que estaba muerto. Recuerdo que cuando lo toque estaba muy frío. Me pregunte por que no había tapado los cuerpos de sus compañeros. Yo creo que cubrimos a nuestros muertos porque nos da miedo mirarlos. Pense que esa costumbre tiene sentido aquí en la tierra pero quizá para ellos no.

En un momento pense que eran muñecos. Había algo que no era real en ellos, aunque uno se movía y reaccionaba. Recuerdo haber puesto mi mano contra el disco y estaba frío, como si estuviera refrigerado. Como estabamos bajo el Sol ardiente, en medio de un desierto, supuse que debería estar caliente pero no!
¡Estaba muy frío! Como si fuera invierno y como si uno estuviera tocando un metal. El área adyacente a donde puse mi mano también estaba muy fría comparada con otras cercanas. En realidad, alrededor nuestro hacia mucho calor pero cerca del disco estaba muy frío”.

¿A que distancia estaba usted del extraterrestre vivo?
-Yo diría que poco menos de un metro. No me acerque tanto como papa y mi tío. Ellos estaban agachados a su lado. En un momento, mi tío Ted toco al que estaba vivo en el hombro, como tratando de consolarlo. A esa altura, la criatura ya no retrocedía con temor, con las manos en alto, como antes.

¿Por qué fue usted detrás del disco?
-Porque mi hermano Glenn ya estaba allí, En realidad, quería saber que hacia mi hermano, quien estaba metiendo la cabeza tan adentro que hasta se lastimo la cara. También alcance a ver lo que había adentro. Parecían como componentes eléctricos, electrónicos, de propulsión, que se yo. Estaban todos conectados entre si por cables que colgaban hacia fuera de la rotura. Algunos de ellos volaban al viento como si fueran colas de caballo, y tenían luces por todos lados, que también oscilaban y titilaban. Cuando la brisa las movía parecían ser de fuego.
En el centro de la nave había algo así como jeroglíficos de color rosa, aunque como sellados sobre un fondo marrón. Algunas luces se apagaban y encendían, unas de color verde y otras de ámbar.

¿Eran del mismo color que las luces que colgaban fuera de la rotura?
-Algunas eran de color rojo luminoso, otras brillantes pero mas blancuzcas. Algunas, sobre todo las rojas, eran muy brillantes y con intensidad fluctuante, a veces realmente brillantes y otras difusas. Yo nunca llegue a meter tanto la cabeza dentro de la rotura como mi hermano Glenn, quien me dijo que hacia mucho frío allí.

¿Cómo de grande era la rotura?
-Yo diría que de unos tres metros. Comenzaba casi desde la parte mas baja del disco e iba casi hasta la cima de la bóveda superior. Estimo que debía tener alrededor de un metro de ancho. La rotura era elípticamente vertical, como un paréntesis gigantesco. La parte mas ancha parecía ser hacia el centro. Parecia como si algo adentro hubiera explotado, abriéndola y doblando su material exterior, dejándole bordes muy filosos. También había un olor muy fuerte, parecido quizás al alcohol o algo así. Esto fue lo que motivo que mi padre le repitiera a mi hermano mayor que no fumara a riesgo de que explotara todo.

Fue en ese momento que un grupo de cinco estudiantes universitarios y su profesor, el doctor Buskirk (no recuerdo su primer nombre), se acercaron al lugar del hecho. Estaban realizando una excavación arqueológica a pocos kilómetros de allí, pero después de ver la noche anterior lo que creyeron era un meteorito que se había estrellado, se largaron a inspeccionar el área. Al llegar y ver lo mismo que mis familiares y yo, sus reacciones fueron muy similares.
Primero se sorprendieron y luego entraron en shock. Recuerdo que Buskirk le dijo a papa que el hablaba varios idiomas y trato de comunicarse con el extraterrestre pero sin éxito. Luego, Buskirk intento entenderse mediante signos, pero también fue en vano.

¿Qué paso después?
-Llegó el ejercito y empezó el terror. El que daba las ordenes era un pelirrojo de malos modales, mandón y omnipotente. Lo acompañaba un soldado negro que ejecutaba todo lo que su superior le pedía. Rodearon todo, apartándolos con la culata de sus fusiles y ordenando que no abriéramos la boca. En pocos minutos aquello parecía una invasión. A papa le dijeron que si hablábamos esto con alguien nos enterrarían vivos en el desierto. Como papa estaba por entrar a trabajar en Sandia Corporation, pidió que hiciéramos caso: no quería ensuciar sus antecedentes. Yo dije que me moría de sed y me negaron agua. Nunca lo voy a olvidar.

¿Los echaron del lugar?
-Nos ordenaron: “¡váyanse por allí, no miren para atrás y no abran la boca!”. Mientras nos íbamos en el auto, vimos cientos de soldados en camiones y a pie, y aviones que habían aterrizado en la ruta.

¿Nunca hablo de esto con nadie?
-Únicamente con mi hermano y cuando estábamos solos. A veces, mientras jugaba con mis amigos, también se me escapaba algo. Papa y Tío Ted siempre mantuvieron silencio, aunque me consta que cuando se retiro de Sandia, muchos años después del incidente, papa se lo contó a un amigo.

¿Alguna vez tuvo sueños o pesadillas con respecto a los ET?
-Nunca.

¿Por qué dejo pasar tantos años para hablar?
-Por temor a las amenazas y a que si contaba algo me tomaran por loco. Pero cuando vi en TV que otros testigos también habían salido al frente, opte por el mismo camino.
No busco fama ni dinero con todo esto. De hecho, después de mi problema coronario, me mude y solo unos pocos conocidos pueden localizarme. A esta entrevista accedí por que me lo pidió Staton Friedman, un investigador serio que respeto y admiro porque busca la verdad.

¿Hay alguna corroboración científica de que usted dice la verdad?
-Ya me sometieron dos veces a un detector de mentiras. Además, el psicólogo norteamericano John Carpenter también me hipnotizo varias veces. El resultado fue invariablemente el mismo: mi experiencia existió y es autentica. Mi relato no tiene contradicciones.

Obviamente, usted cree que hay vida extraterrestre…
-¡Por supuesto! Hay que mirar detenidamente el cielo de noche para darse cuenta de que a la luz del Cosmos todo lo que parece crucial e importante en la Tierra, tiene menos significado y dimensión que la que le damos los terrestres.

Hay muchos más testigos, militares, fotógrafos, testigos de las supuestas autopsias, de los traslados de material y cuerpos, …Y no sólo testigos de los hechos, sino también de las amenazas de los militares, y de la imposibilidad de acceder a la zona.

Pero aún hay más cosas…

Read Full Post »


Bueno, era inevitable.

Tenía que comentar el caso más conocido y sobre el que se han echado más cortinas de humo.

 

Roswell supone, en los tiempos modernos, la primera vez, que no la única, que un gobierno reconoce abierta y oficialmente haber sufrido un encuentro cercano de segundo tipo con un OVNI. Aunque ese reconocimiento duró pocas horas.

 

Sin lugar a dudas es el incidente ovni sobre el que se han escrito más artículos, se han librado más ondas de radio,  y se ha gastado más celulosa en series, documentales, películas y videos. Hasta los profanos en la materia conocen de su existencia.

Y no es para menos. Se puede decir que ha habido un antes y un después de Roswell.

Es el caso sobre el que más información y desinformación ha corrido.

Es por tanto muy difícil determinar con exactitud qué sucedió. En Internet podemos encontrar cientos de miles de páginas sobre el tema, cada una con matices y datos diferentes. Cada una con perspectivas y detalles muy distintos.

Debido a ello, probablemente también sea el caso más difícil de aclarar en su totalidad, en todos sus detalles. Sin embargo, y con un poco de sutileza y lógica, podemos sacar información de la desinformación, aunque por supuesto, no los detalles.

 

Voy a exponer una nueva versión, con los datos que me han parecido más comunes o exactos, pero incluyendo comentarios y reflexiones sobre otras posibilidades.

 

Vamos a ello:

La noche del 2 al 3 de Julio de 1947 hubo una gran tormenta sobre Roswell.

 

La mañana del 3 de julio (y ya en esta fecha empiezan las discrepancias entre las distintas versiones) un granjero/pastor llamado William Mac Brazel, salió a recorrer el campo (ya sea en busca de posibles daños producidos por la tormenta de la noche anterior o de pastoreo normal de su ganado).

En un momento dado vio detrás de una pequeña colina una serie de extraños objetos esparcidos sobre una gran extensión de terreno. Le acompañaba un joven vecino, Dee Proctor, y entre los dos recogieron algunos de estos objetos y los guardaron en el cajón de las herramientas.

Otras versiones dicen que iba a caballo, con su hijo, otras solo y que después llamó al vecino. En fin, no lo consideramos un detalle importante.

 

El día 6, Brazel fue a Corona a efectuar algunas compras y aprovechó el viaje (siguiendo el consejo de algunos conocidos a los que consultó la situación) para contarle al sheriff del condado, Geoge Wilcox, lo que había visto, quien, tras ver el material recogido por éste, avisó  a la fuerza aérea.

Jesse Marcel, el jefe de seguridad de la base aérea, y tras examinar los objetos que Brazel llevaba, se dirigió en su Jeep a la zona señalada por el pastor en compañía de éste y de un oficial de inteligencia de apellido Cavitt.

 

Llegaron al anochecer, debido a lo poco transitable de los caminos. Comieron las provisiones que llevaban, encendieron un fuego y se acostaron en sus sacos de dormir. Antes de salir el sol ya habían llenado la parte trasera del vehículo con una gran cantidad de objetos.

Se trataba de una caótica colección de fragmentos metálicos que cubrían más de un kilómetro cuadrado de terreno, de aspecto bizarro, metalizados y algunos cubiertos de una especie de indescifrables “jeroglíficos”.

  Roswell1

 roswell

Roswell2

 

Hay versiones que mencionan también el encuentro por parte de Bazel de cadáveres de pequeños cuerpos humanoides de piel grisácea. No obstante, la mayoría de las interpretaciones no determinan este aspecto, al menos en este momento, como veremos más tarde.

 

Mientras tanto, en el pueblo ya se había corrido la noticia del curioso hallazgo y comenzaron a tejerse las hipótesis más diversas. Hasta la radio local se hizo eco de los rumores. Cuando Marcel llego al cuartel, una decena de personas (entre ellos los periodistas del Roswell Daily Record) esperaban en la puerta de entrada. Pero el Jeep pasó sin frenar y se perdió en medio de oficinas y hangares.

El día 8 de Julio, el oficial de relaciones públicas Walter Haut (por orden del Coronel William Blanchard, jefe de la fuerza en Roswell) difundió un comunicado en el cual se decía textualmente, “que la Fuerza Aérea había recuperado los restos de un platillo volante”. Haciendo referencia a extraños materiales que no se podían identificar. Rápidamente la prensa local y parte de la de la costa este se hizo eco de la noticia, que pronto dio la vuelta al mundo.

Y este punto es fácilmente comprobable e indudable.

 

A las pocas horas, y siguiendo instrucciones de Washington, fue desmentido el comunicado. Se trataba de un globo sonda, junto al cual se hicieron fotos varios militares, entre ellos el propio Jesse Marcel, del que se tienen testigos que en privado aseguraba que esos restos fotografiados no tenían nada que ver con los que recogieron el día anterior.

 

La mayor prueba, desde luego, de que esto era una mentira (la primera de muchas) era que no se despidieran a gran parte del personal de la base, por incompetencia profesional. ¿El papel de aluminio era un material desconocido y extraño para técnicos radaristas e ingenieros que construían esos globos? Hay que tener muchas, pero que muchas tragaderas para tragarse eso.

Pero parece que el desmentido (en este caso mentido, más bien) caló, al menos en los siguientes días, y en los medios de comunicación, con o sin amenazas.

 

¿Es eso todo? No, no es todo. Sólo acabamos de empezar.

Read Full Post »


Bueno, ahora que parece que entre mis lectores empiezo a sembrar la duda voy a dar un pequeño cambio que poco a poco nos encaminará a mis argumentos más directos.

Como ya dejé ver en mi anterior post, yo no creo que una única civilización que nos visite. Y eso es uno de los factores por los que el fenómeno ovni es tan complejo y esquivo.

Hablamos de supuestas distintas civilizaciones, distintas tecnologías, distintas ideologías, distintos propósitos, distintas motivaciones, distintas culturas.

Hablamos de un fenómeno tan general, que cuando particularizamos o intentamos generalizar es inevitable cometer errores, porque siempre se escapan algunas alternativas.

 

Esta perspectiva sin duda, fortalece argumentos ya tratados anteriormente, sin embargo, es contraria a otros expuestos por mí.

La alta variedad de civilizaciones que podrían estar visitándonos explicaría, en parte, la complejidad y variabilidad del fenómeno; ayudaría a entender por qué se producen avistamientos, ya que algunas civilizaciones contarían con tecnología muy superior a otras, y por tanto invisible a nosotros y más libre de fallos erráticos. Aunque la gran mayoría de “visitantes” tuvieran una tecnología muy muy superior a la nuestra, y estuvieran duchos en explorar planetas habitados, existirían civilizaciones no tan avanzadas, con poca práctica en la tecnología de viajes interplanetarios, y en los viajes en sí, que quizás vivieran más cerca. Podríamos ser los primeros o los segundos que visitan (siempre tiene que haber una primera vez). Pero insisto este caso sería una minoría, probablemente minúscula comparada con los verdaderos “viajeros espaciales”.

 

Pero como ya decía, este argumento se podría usar también en mi contra. Se podría suponer que no todos tuvieran las mismas intenciones; las mismas motivaciones y política anti-intervencionismo; la misma precaución; los mismos intereses.

Ciertamente esta forma de pensar parece razonable. Cabe incluso pensar en la existencia de alguna insensata civilización que quiera venir a saludar (argumento 2). Puede.

Sin embargo no lo considero probable. En su momento di todo un juego de contra-argumentos porque la lógica incita a usarlos. Si no todos a la vez, sí alguno de ellos.

Además, tampoco es descabellado pensar, y de hecho yo lo considero probable,  la existencia de, digámoslo así, “confederaciones interplanetarias”. Es normal que civilizaciones altamente avanzadas contacten con civilizaciones altamente avanzas, y surja de ello consolidación de criterios.

Yo lo veo un poco como nos ocurre a nosotros con la ONU y organismos similares. Podría existir una especie de “declaración de derechos humanos”, sólo que aplicadas a entidades inteligentes, o simplemente vivas. Y todo sin nosotros tener conocimiento de ello, de forma semejante a lo que puede ocurrir ahora con habitantes de Ruanda o Kenia.

Igual sólo se escaparían de estas agrupaciones siderales, las civilizaciones con tecnología de viaje espacial muy reciente, a las que me refería anteriormente.

 

Este desde luego, sí constituiría una explicación de apoyo a toda mi argumentación. Pero sólo hablo de posibilidades, pensad vosotros en otras casuísticas posibles.

Read Full Post »


Pues sí. Esta página la dedico a la fenomenología ovni.

Pero no pretender ser una página, como hay muchas, más bien muchísimas (y algunas muy buenas) que presente una lista de casos concretos, ni teorías generales (algunas basadas en elucubraciones descabelladas más propios de estados de embriaguez cercanos al coma etílico), si no más bien todo lo contrario.

Se trata de una página de reflexiones sosegadas con tranquilidad y alevosía, se trata de un acercamiento teórico al fenómeno, en el que resaltaré algunas verdades axiomáticas que sólo la lógica puede desterrar de ese lugar en el que la desinformación consciente y la cretinidad humana han podido conducir.

Y es que me pone de los nervios cada vez que en la tele un doctor en astrofísica (además de esos que antes de nada dicen: “¡Eh cuiado que yo soy doctor en astrofísica y tú un mindudi!”, aunque esto último no lo pronuncien), incluso físicos teóricos, biólogos y todo tipo de personas más o menos duchas en su materia, ante la pregunta de la existencia de vida extraterrestre inteligente, salen con la respuesta:

“- Sí, seguro que existen otros seres inteligentes en el universo, pero están tan lejos que es imposible que nos visiten y por tanto los ovnis no existen realmente”

¡Es que me quedo a cuadros! No lo puedo evitar.

Seamos serios señores (¿he dicho astrofísicos?). Sin duda esto se debe a esa necedad humana, que produce ceguera total, producto de la creencia de que el hombre está en la cima del universo y éste gira en torno a él y sólo él.

Fijo que el hombre tiene un complejo de inferioridad intrínseco a su ser.

Pero volvamos al argumento de los astrofísicos: “no es que están muy lejos” (me vuelvo a quedar a cuadros). “La estrella más cercana está a 4,5 años luz, con lo cual tardarían 9 años en ir y volver aún cuando viajaran a la velocidad de la luz, y eso en el mejor (e improbable) de los casos”  ¡Jarlll! ¡Te pillé! ¿Pero en qué clase de Universidad has estudiado tú? ¿El título en un bollicao, no?

La teoría de la relatividad especial de Einstein (que no la general que es bastante más compleja) ya lo dice claro: el tiempo es relativo. Vamos que un extraterrestre que viniera en su nave, digamos de un planteta que estuviera pongamos a 9.500 años luz, a la velocidad de la luz tardaría cero segundos en llegar. Y esto es así, comprobado por nuestro pobre y escaso conocimiento científico-técnico. Es así y punto, no admite discusiones. Otra cosa es que para el observador pasaran los 9.500 años luz, pero no, vuelvo a repetir no, para el extraterrestre, que podría llegar instantaneamente desde prácticamente cualquier lugar del Universo. Su mayor problema sería preveer la situación del objetivo, pero si pueden viajar a la velocidad de la luz, eso no es ningún problema.

Otra cosa es que tenga que volver a su planeta origen a contar lo que a visto (pensemos en un joven extraterrestre que tiene que volver a casa antes de las 12 unidades temporales). El viaje de vuelta volvería a ser instantáneo para nuestro ET. Sí, es una lástima que nuestros astrofísicos no sean capaces de ver esto, pero el supuesto EBE (entidad biológica extraterrestre) podría ir y venir en un suspiro. Vamos que nosotros tardamos más en ir al zoo. Eso sí, cuando llegara al hogar habrían pasado 9.500 años x 2 (en el supuesto lógico de que su planeta, como la Tierra, se moviera a baja velocidad  comparada con la luz, y no estuviera expuesta a altísimos campos gravitatorios, lo que sería incompatible con la vida).

Pero quien dice que quisiera volver, o incluso que pudiera. Probablemente dentro de unos cientos miles de años (que podrán ser más o menos dependiente de lo serio que nos tomemos el cambio climático ahora) el hombre habrá agotado los recursos de la Tierra y  habrá convertido a nuestro planeta en un lugar inóspito para vivir. ¿Esto no puede pasar en ninguna otra civilización extraterrestre? ¿Acaso, y volvemos al argumento primero, el hombre está en la cima del Universo y es el único en el mundo-mundial que le pueda pasar lo mejor y lo peor? Puede que algún iluso así lo crea pero no voy a volver sobre el tema.

Read Full Post »

« Newer Posts