Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘ET’


Bueno, por fin un comentario que ataque a mis argumentos directamente. Esto es lo que estaba esperando, por eso voy a contestar en un post, en lugar de un comentario, porque  se lo merece.

Así que el que no haya leído el comentario a mi argumento 2, que empiece por ahí.

Ya dije que con la dialéctica siempre se gana.

En fin, voy al tema:

–          Por precaución: pues como ya dije, una pedrada lanzada en el momento justo y con el ángulo adecuado, matará probablemente a cualquier ET, que se encuentre desprotegido. Pero vamos, ahora mismo tenemos armas nucleares bastante más potentes que un palo o una piedra. Y las tenemos en cantidad suficiente para acabar con un planeta. En Vietnam, los norteamericanos tenían una tecnología muy superior, sin embargo ya sabemos quien perdió la guerra, y quien tuvo  muchas bajas en sus filas. Y puede que hayan aprendido parte de la lección, porque ahora se dejan ver menos (una civilización extraterrestre con, si duda, más historia que la nuestra, habrá aprendido mejor la lección).

–          Por Heisenberg. Bueno, curioso argumento, atacar mi argumento dando por hecho que existen, que es lo que al fin y al cabo quiero “probar”. En fin, la explicación principal (hay un argumento colateral, que sería muy largo de explicar aquí, pero que menciono al final del post), con la que me quedo con las dos caras de la moneda es la siguiente: De la misma manera que en nuestras investigaciones sobre la forma de vivir de ciertos animales, cometemos errores (al final descubren la cámara, o se presentan antes de lo esperado y pillan a los investigadores preparando el entorno de investigación, o el tranquilizante no tiene el efecto esperado y el espécimen se despierta antes de lo deseado, …), también los ETs los cometen. Y aunque tengan una tecnología muy superior con la que fácilmente se podrían hacer invisibles a la vista y al radar, la verdad es que todos sabemos que cuanto más tecnología tiene un coche, más fácil es que falle y nos deje tirados. En el universo hay pocas constantes, pero una de ellas es el hecho de la impredecibilidad del futuro y la existencia de sucesos no esperados. Nadie está libre de error, ni los ETs.

–          Por anti-intervencionismo: no es cuestión de timidez o no, es cuestión de haber aprendido de la historia. Pongamos un ejemplo. Si ahora descubriéramos una pequeña isla perdida en mitad del océano, con una cultura totalmente desconocida, seguro que no haríamos lo mismo que hace 500 años. ¿Somos más tímidos? ¿Entonces porque no nos plantaríamos allí con nuestras portaaviones y nuestras aeronaves, nos bajamos de un Black Hawk lleno de Tomahawk, y decimos “hola qué hay, cómo estamos, somos nuestros vecinos y venimos aquí a investigar una civilización tan arcaica como la vuestra, en nombre de nuestro presidente”. No lo veo, no. Es más, yo aseguraría que el día que nos toque a nosotros, el día que vayamos a un planeta y encontremos una civilización en auge, haremos lo mismo, evitar intervenir.

–          Por el interés: ¿cobardía? Yo diría mejor 2 dedos de frente. Seguro que somos una civilización más agresiva que ellos, y eludir enfrentarte a alguien más agresivo no es cobardía, es sensatez. ¿O acaso entrenamos a nuestros marines dejándolos en medio de una manada de leones? Seguro que su táctica sería intentar no ser descubierto.

 

De cualquier forma sigo con la pregunta fundamental: ¿qué ganarían al darse a conocer? Nada. ¿Qué perderían? Mucho. De momento la ventaja táctica, una vez que se dé el paso (con nuestro actual nivel tecnológico) no se puede volver atrás. Posiblemente la vida.

En cuanto a la pregunta subyacente, y que he tratado de eludir hasta ahora “¿qué pretenden?”, admite muchas respuestas:

–          conocer

–          conseguir recursos

–          investigar

–          explorar

–          viajar por viajar (sí eso que nos gusta hacer a todos)

–          solucionar problemas cuasi-irresolubles

–          …

 

Lo que sí puedo asegurar, es que, de las poquísimas cosas que TODA civilización extatrerrestre que llegue aquí debe tener, es curiosidad. Sin curiosidad no hay inteligencia, y sin inteligencia no hay civilización.

¿Y qué carajo hacemos nosotros mandando costosísimos proyectos espaciales a Marte, si total, no vamos a poder saludar a nadie? Según tus argumentos, si no son cobardes, deben querer saludar y para eso gastan ingentes cantidades de energía. Entonces nosotros que hacemos en Marte haciendo un esfuerzo seguro que proporcionalmente mucho mayor que ellos, ¿el tonto gastoso?

 

Y he dicho antes “TODA”, lo cual, y ya que lo mencionas en tu comentario, y dando fuerza a algunos de mis argumentos anteriores (aunque parecería quitar fuerza a otros), no podemos pensar en una sola civilización. Sería casi tan improbable como pensar en 0. Pero este tema lo dejo para el siguiente post.

Anuncios

Read Full Post »


Pues serán maleducados, digo yo.

Bueno, bromas a parte, se me ocurren una ingente cantidad de motivos para no darse a conocer. Por ejemplo:

–         Por precaución, porque para saludar hay que bajar las barreras, hacerse visible, y por tanto atacable. Podrán tener, que lo tendrán, una tecnología muy superior, pero si son visibles, por miedo, por instinto de supervivencia, o porque este es un mundo de locos, siempre puedo atacar primero. Usando un símil, por mucho lanzacohetes que yo tenga, si bajo la guardia, siempre me pueden abrir la cabeza de una pedrada (estilo Rambo).

–         Por generalización del principio de incertidumbre de Heisenberg (¡jarrl! ¡meloxplique¡). Lo que quiero decir con esto es algo bastante sencillo y comprensible: si quiero observar una raza, un espécimen, o una civilización lo mejor es pasar absoluta y totalmente desapercibido. No podemos interactuar con lo que queremos observar, porque estaremos influyendo en el resultado, y las conclusiones que saquemos serán falsas.

–         Por política anti-intervencionista (mi preferida). Igual tienen la suficiente experiencia para “ser considerados” con la madre naturaleza y dejar que las civilizaciones evolucionen solas.

–         Por interés propio. ¿Qué gano si en una partida en la que voy con ventaja enseño mis cartas? Nada. Sólo puedo perder.

–         …

 

Lo que no cabe en mi imaginación es lo que plantea el tan sobado argumento.

No sé, se me hace ridículo un diálogo como el siguiente:

–         ¡Hola que tal! Soy el ET Manolito, y vengo en son de paz del Planeta Centurión

–         ¡Ah! ¡Qué bien! Pues igual me podrías ayudar con tu tecnología a acabar con el hambre en el mundo, a conseguir un sistema sostenible, y a evitar la extinción humana.

–         ¡Buf! Es que me pilla mal de tiempo y tal. Yo solo estaba de paso… Además podríais hacer un mal uso de la tecnología e incluso atacar a mi propia gente en un futuro. Ya sabes, una civilización que se matan unos a otros como los vuestros…

–         ¡Claro, claro! No hay problema, otra vez será. Pero vamos, sin resentimientos, amigos ¿eh?. Cuando me necesites cuenta conmigo y con los míos, si todavía subsistimos. Pelillos a la mar.

 

No sé que pensareis vosotros, pero a mí no me acaba de convencer.

Read Full Post »


Pues sí. Esta página la dedico a la fenomenología ovni.

Pero no pretender ser una página, como hay muchas, más bien muchísimas (y algunas muy buenas) que presente una lista de casos concretos, ni teorías generales (algunas basadas en elucubraciones descabelladas más propios de estados de embriaguez cercanos al coma etílico), si no más bien todo lo contrario.

Se trata de una página de reflexiones sosegadas con tranquilidad y alevosía, se trata de un acercamiento teórico al fenómeno, en el que resaltaré algunas verdades axiomáticas que sólo la lógica puede desterrar de ese lugar en el que la desinformación consciente y la cretinidad humana han podido conducir.

Y es que me pone de los nervios cada vez que en la tele un doctor en astrofísica (además de esos que antes de nada dicen: “¡Eh cuiado que yo soy doctor en astrofísica y tú un mindudi!”, aunque esto último no lo pronuncien), incluso físicos teóricos, biólogos y todo tipo de personas más o menos duchas en su materia, ante la pregunta de la existencia de vida extraterrestre inteligente, salen con la respuesta:

“- Sí, seguro que existen otros seres inteligentes en el universo, pero están tan lejos que es imposible que nos visiten y por tanto los ovnis no existen realmente”

¡Es que me quedo a cuadros! No lo puedo evitar.

Seamos serios señores (¿he dicho astrofísicos?). Sin duda esto se debe a esa necedad humana, que produce ceguera total, producto de la creencia de que el hombre está en la cima del universo y éste gira en torno a él y sólo él.

Fijo que el hombre tiene un complejo de inferioridad intrínseco a su ser.

Pero volvamos al argumento de los astrofísicos: “no es que están muy lejos” (me vuelvo a quedar a cuadros). “La estrella más cercana está a 4,5 años luz, con lo cual tardarían 9 años en ir y volver aún cuando viajaran a la velocidad de la luz, y eso en el mejor (e improbable) de los casos”  ¡Jarlll! ¡Te pillé! ¿Pero en qué clase de Universidad has estudiado tú? ¿El título en un bollicao, no?

La teoría de la relatividad especial de Einstein (que no la general que es bastante más compleja) ya lo dice claro: el tiempo es relativo. Vamos que un extraterrestre que viniera en su nave, digamos de un planteta que estuviera pongamos a 9.500 años luz, a la velocidad de la luz tardaría cero segundos en llegar. Y esto es así, comprobado por nuestro pobre y escaso conocimiento científico-técnico. Es así y punto, no admite discusiones. Otra cosa es que para el observador pasaran los 9.500 años luz, pero no, vuelvo a repetir no, para el extraterrestre, que podría llegar instantaneamente desde prácticamente cualquier lugar del Universo. Su mayor problema sería preveer la situación del objetivo, pero si pueden viajar a la velocidad de la luz, eso no es ningún problema.

Otra cosa es que tenga que volver a su planeta origen a contar lo que a visto (pensemos en un joven extraterrestre que tiene que volver a casa antes de las 12 unidades temporales). El viaje de vuelta volvería a ser instantáneo para nuestro ET. Sí, es una lástima que nuestros astrofísicos no sean capaces de ver esto, pero el supuesto EBE (entidad biológica extraterrestre) podría ir y venir en un suspiro. Vamos que nosotros tardamos más en ir al zoo. Eso sí, cuando llegara al hogar habrían pasado 9.500 años x 2 (en el supuesto lógico de que su planeta, como la Tierra, se moviera a baja velocidad  comparada con la luz, y no estuviera expuesta a altísimos campos gravitatorios, lo que sería incompatible con la vida).

Pero quien dice que quisiera volver, o incluso que pudiera. Probablemente dentro de unos cientos miles de años (que podrán ser más o menos dependiente de lo serio que nos tomemos el cambio climático ahora) el hombre habrá agotado los recursos de la Tierra y  habrá convertido a nuestro planeta en un lugar inóspito para vivir. ¿Esto no puede pasar en ninguna otra civilización extraterrestre? ¿Acaso, y volvemos al argumento primero, el hombre está en la cima del Universo y es el único en el mundo-mundial que le pueda pasar lo mejor y lo peor? Puede que algún iluso así lo crea pero no voy a volver sobre el tema.

Read Full Post »