Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘nave extraterrestre’


Hoy se estrena “La Cuarta Fase”, basada en hechos reales y con escenas reales, según reza su publicidad.

Así que, para prepara al espectador creo que ha llegado el momento de introducir el discutido e interesante concepto de “abducción”, o “encuentro cercano del cuarto tipo” (de ahí el título de la película), sobre el que se han derramado litros y litros de tinta.

Y no hay mejor forma de explicar un concepto, que con un buen ejemplo. Nos vamos a remitir en este caso a la primera abducción documentada, la del matrimonio interracial formado por Betty y Barney Hill.

Betty y Barney Hill

Betty y Barney Hill. Fuente: http://www.lacuartafase.com

Para conocer todos los detalles del caso, deberemos acudir al libro “El viaje interrumpido” escrito por el periodista John G. Fuller y editado en España por Plaza & Janes en 1968. Gracias a este libro (a la versión en inglés, claro) escrito varios años después de los sucesos (1966), el caso se hizo famoso, y constituye la mayor fuente de documentación de éste a la que tenemos acceso los ciudadanos de a pie. Usaré algunos párrafos de dicho libro.

Libro El Viaje Interrumpido

Libro El Viaje Interrumpido. Fuente: MercadoLibre

Los hechos ocurrieron en Estados Unidos en 1961, la noche del 19  al 20 de septiembre.

El matrimonio regresaba a su casa de Portsmouth en coche, un  Chevrolet Bel Air, de sus vacaciones en Canadá, por la carretera nacional U.S.3.

Después de parar para cenar en  Colebrook y retomar el camino a las 10 y 5 minutos de la noche, estimaron llegar antes de las 3 de la mañana, pues sólo les faltaba unos 275 kilómetros por recorrer.

Al rato divisaron una luz en el cielo que se movía, pensaron primero en un satélite, pero luego vieron que la luz se volvía más grande, y parecía girar.

Pararon el coche para pasear a la perrita que llevaban (Desley), y echarle un vistazo con los prismáticos a la luz, que parecía mantener una dirección errática.

Pronto, tras comprobar una variedad cromática de luces provenientes de un objeto sólido y una segunda parada, comenzarían los dramáticos acontecimientos:

«En tanto, Barney miraba a través de los prismáticos el enorme objeto, su diámetro tenía la misma anchura que la distancia entre dos de los postes del teléfono a lo largo de la carretera. Dio silenciosamente una vuelta completa sobre la carretera, quedando sólo a unos treinta metros de distancia de ellos. La doble hilera de ventanas de aquel objeto era ahora perfectamente visible».

Reconstrucción de la Nave del caso Betty y  Barney Hill

Reconstrucción de la Nave del caso Betty y Barney Hill. Fuente: http://www.mundoparanormal.com

«Barney estaba muy asustado, pero, sin saber por qué, cruzó la carretera, se adentró luego por el campo y avanzó directamente hacia el objeto. Ahora, el enorme disco estaba inclinado en ángulo hacia Barney; dos proyecciones, semejantes a aletas de pez, salían por ambos lados, y tenían luces rojas en los extremos. Las ventanas parecían convexas y se extendían en torno al perímetro del disco grueso y en forma de torta. Seguía sin oírse el menor ruido. Lleno de agitación, pero poseído todavía de un irresistible impulso de acercarse más y más al vehículo, Barney continuó avanzando por el campo, llegando a sólo quince metros de distancia del objeto, que había descendido hasta la altura de las copas de los árboles. Barney no calculó su tamaño, pero se dijo que era tan grande como un avión de pasajeros de propulsión a chorro, o mayor quizá.»

«Detrás de las ventanas, Barney ve las figuras; por lo menos media docena de seres vivos. Parecían estar apoyados contra las ventanas transparentes, mientras el objeto descendía hacia él. Estaban agrupados, mirándole. Advirtió vagamente que iban de uniforme. Betty, a casi sesenta metros de distancia, le gritaba desde el coche, pero Barney no recuerda haberla oído.»

 

Cuando el objeto se posó en el suelo a Barney le entró pánico, corrió al coche y subió en él arrancando frenéticamente. Betty miró por la ventanilla y no vio el objeto, pero al mirar arriba no se veían las estrellas. El coche empezó a vibrar, a la vez que se oía un extraño bip-bip electrónico, y una extraña somnolencia les invadió.

Más tarde otro bip-bip les despertó y se encontraron en el coche conduciendo a velocidad normal.  

«Al principio –dijo Betty– permanecimos en silencio; luego yo pregunté a Barney: “Y ahora, ¿qué ?¿Crees ahora en los platillos volantes?: A lo que Barney repuso: “¡No digas tonterías! ¡Naturalmente que no!»

 

Llegaron a casa a las 5 y unos minutos de la madrugada, más de 2 horas más tarde de lo que esperaban. Y para saberlo tuvieron que consultar el reloj de la cocina, puesto que sus relojes de pulsera se habían parado. Además Barney tenía la puntera de los zapatos gastados (estando al comienzo del viaje nuevos), y la pernera del pantalón y los calcetines llenos de agujas de pino, sin poderle dar ninguna explicación.

Pero esto sólo fue el comienzo.

El matrimonio llegó al acuerdo de olvidarlo todo y no contarle a nadie nada de lo que había pasado, pues no querían ser objeto de burlas. No obstante, Betty llamó a su hermana, porque necesitaba contarle a alguien de confianza la experiencia vivida, pues tenía una extraña sensación de suciedad. Ésta, más instruida en temas OVNI, le comentó la posibilidad de que se debiera a la radiación, y que comprobara con una brújula el auto.

Efectivamente en la parte trasera del capó del automóvil  (de la dirección desde donde provenían los bip-bip) encontraron varias manchas brillantes del tamaño de un dólar de plata, en las que la brújula se volvía loca.

Ciertamente, las radiaciones electromagnéticas pueden causar este efecto en las brújulas, por lo que si damos por cierto este punto, podemos invalidar explicaciones alternativas que basan todos los hechos en sueños y sugestiones.

Tras esta prueba, aconsejados por la hermana de Betty, y con los inquilinos del piso superior como testigos, llamaron a la base aérea de Pease para dar parte.

Pero sigamos, porque no nos podemos entretener en cada detalle de este caso, que son muchos.

La cuestión es que durante 5 días Betty tuvo muchas pesadillas relacionadas con el suceso de la noche del 19 de septiembre, en las que era conducida al interior de la nave y sometida a unos abominables reconocimientos médicos.

El tiempo fue pasando, y mientras unas molestias remitían otras se acentuaban, por lo que el matrimonio se decidió a buscar ayuda.

Primero al NICAP (National Investigations Committee on Aerial Phenomena, con sede en Washington) que envió a Walter Webb, profesor del Planetarium de Hayden, en Boston. Su conclusión tras un interrogatorio de 6 horas:

 «Mí opinión, después de interrogar a esta pareja y de estudiar sus reacciones y caracteres, es que contaban la verdad y que el incidente ocurrió exactamente como ellos me lo contaron».
Después Robert Hohman, escritor especializado en temas científicos, y C. D. Jackson, destacado ingeniero electrónico.

Tras este nuevo interrogatorio de 12 horas, se centró la atención en las 2 horas perdidas y los 56 kilómetros recorridos sin conciencia.

«Aquella tarde  a los ojos del grupo reunido en el cuarto de estar de los Hill, esas dos horas se convirtieron en un misterio importante. Los Hill intentaron resolverlo, pero lo cierto es que les fue imposible explicar qué habían hecho durante ese tiempo; tampoco recordaban lo ocurrido durante los cincuenta y seis kilómetros que hay entre Indian Head y Ahsland. Ahora se sentían más perplejos y confusos que nunca.»

Fue entonces cuando decidieron averiguar qué pasó en aquellas 2 horas. Para ello, además de realizar visitas periódicas a la zona de los hechos, decidieron acudir a la hipnosis regresiva.

Pero a pesar de tener claro el camino, les costó 2 años conseguir las sesiones, que estuvieron a cargo del conocido psiquiatra y neurólogo de Boston doctor Benjamin Simon.

El doctor Simon, procediendo con pulcritud y sin prisas, recogió los relatos que recordaban los Hill; les fue preparando para el trance hipnótico; y finalmente inició las auténticas sesiones de hipnosis regresiva; por supuesto por separado e incluso les daba órdenes post-hipnóticas para que no recordaran la sesiones, con la finalidad de eliminar la posible influencia que uno pudiera ejercer sobre el otro. Al final les dejaría escuchar las diversas sesiones gravadas. El proceso duró 6 meses.
Ambos describieron por separado visiones muy parecidas de los acontecimientos:

Una vez en el coche salieron a toda velocidad, pero los bip-bip les llevaron al bosque, donde se encontraban un grupo de seres extraños.

Barney pareció dormirse (él lo vivió como momentos de extrema debilidad) y se lo llevaron arrastrando, sujetándole por los brazos (lo que explicaría el desgaste de la punta de sus zapatos y las agujas de pino en el pantalón y calcetines).

Betty intentó huir, pero uno de ellos le impedía el paso.

Retrato robot de los alienígenas según el matrimonio Hill.

Retrato robot de los alienígenas según el matrimonio Hill. Fuente: http://www.mundoparanormal.com

“-Le grito a Barney -dijo Betty-, le digo que despierte, pero no me hace caso. Y, entonces, el hombre que va a mi lado me dice: «¡Ah!¿De modo que se llama Barney». Y fue entonces cuando miré a aquel hombre y me dije que a él aquello no le concernía, pero no le dirigí la palabra. Entonces, seguimos andando y yo intenté despertar a Barney otra vez. Repito una y otra vez: «¡Barney, Barney, despierta!». Pero él no se despierta. Y el mismo hombre me dice otra vez: «¿Se llama Barney?» Y yo seguí sin responderle. Y él me dijo: «No tenga miedo, no tiene usted motivo alguno para asustarse, no les haremos el menor daño. Sólo queremos hacer ciertos experimentos. Y cuando los experimentos terminen les llevaremos a usted y a Barney al coche y les dejaremos en él».”

Subieron por a una rampa a la nave y metieron a la pareja en habitaciones diferentes.

“-Tengo miedo de abrir los ojos. Me han dicho que los mantenga cerrados. No debo abrirlos. Me da miedo… me van a operar.

-¿Operar? ¿Por qué piensa que le quieren operar? –preguntó el doctor Simon.

-He abierto los ojos y veo una sala de operaciones. Estoy tumbado. Tengo miedo y vuelvo a cerrar los ojos… y siento frío en la ingle…, como si… y ahora me están poniendo algo en un oído. Siendo niño también el médico me puso algo en ese oído. Pero no siento dolor.

-¿Le están operando?

-No. Siento que me examinan, me tocan… el cuerpo, la boca… Y yo abro los ojos, me han dicho que no los abra y pienso que no los voy a abrir, que así todo irá mejor…”

A Betty también la sometieron a examen: piel, pelo, ojos, boca, dientes, garganta, oídos… La desnudaron, y sentada en un taburete, la inspeccionaron con agujas conectadas a una pantalla, para estudiar el sistema nervioso, según le dijeron.

“-¡Y ahora dice que quiere pincharme el ombligo! Que no es más que un experimento. Y me echo a llorar y le digo: «Me duele, me duele, ¡sáquela, sáquela!». Y el jefe, el que parece mandar, me tapa los ojos con la mano y me dice que todo irá bien, que no sentiré nada. Y el dolor desaparece, pero todavía me escuece donde me pincharon con la aguja…”

“- Y yo le pregunté al jefe: «¿Porqué ?¿Porqué me metieron la aguja por el ombligo?». Y él me dijo que era para comprobar si estaba embarazada.” Más tarde Betty, le preguntó al extraterrestre de dónde venía. Y éste le mostró un mapa:

“-Y había muchos puntos en él; estaban esparcidos por toda su superficie. Algunos eran pequeños como punzadas de alfiler. Y otros eran del tamaño de una moneda pequeña. Y había líneas, había líneas en algunos de los puntos. Eran líneas curvas que unían un punto con otro. Y había un gran círculo y muchas líneas que salían de él. Muchas líneas iban a otro círculo situado muy cerca, pero no tan grande. Y estas líneas eran gruesas. Y yo le pregunté qué querían decir y él me dijo que las líneas gruesas eran rutas comerciales y, luego, las otras líneas eran rutas hacia lugares adonde iban de cuando en cuando. Y me dijo también que las líneas de puntos seguidos eran rutas de expediciones…”

Finalmente los extraterrestres sacaron a Betty y a Barney por la misma rampa que subieron, y de la misma forma, arrastrando a Barney.

Más tarde Betty, bajo sugestión post-hipnótica, dibujó el controvertido mapa celeste que le mostró el “jefe” de los extraterrestres.

Muchos intentaron dar sentido a este mapa, pero hubo que esperar hasta que una institutriz de Ohio, Marjorie Fish, pensó que el mapa debía interpretarse desde la perspectiva del planeta origen de quienes lo dibujaron. Así que durante años recreó un mapa tridimensional de las estrellas que están en un radio de 50 años luz del sol, 250 en total. Pero aún así, tuvo que eliminar las estrellas que por sus características no podrían albergar vida compleja. Y entonces encontró una configuración muy similar a la que había dibujado Betty, que desvelaba a Zeta 1 y Zeta 2 de la Constelación Retícula, a 37 años luz, como la procedencia de los alienígenas. Dos estrellas separadas tan sólo por 0,05 años luz.

Esta interpretación del mapa dio mucho que hablar en su época. Hubo quien la calificó como prueba de la naturaleza extraterrestre de los OVNIs, pero más tarde el astrónomo Charles W. Atterberg, elaboró otro mapa con otras estrellas que también se ajustaba al esquema de Betty. Otros investigadores argumentaron que discriminando estrellas a voluntad se podían encontrar muchas otras configuraciones concordantes.

Comparación entre esquema de Betty y Mapa estelar

Comparación entre esquema de Betty (abajo) y Mapa estelar (arriba). Fuente: http://www.mundoparanormal.com

A decir verdad, no podemos decir que esto sea una prueba definitiva, como mucho otra circunstancial.

Pero lo que le da a este caso la máxima credibilidad lo constituyen las 2 regresiones hipnóticas.

Como es sabido, y yo he podido comprobar con mis propias experiencias, en estado de hipnosis no se miente. Además la memoria se vuelve mucho más fiel. Recordamos cosas que en estado de vigilia no podríamos recordar.

Sin embargo es cierto que la memoria está íntimamente relacionada con la imaginación, y puede que en una sesión de hipnosis (a mí no me ha pasado, pero entiendo que pueda pasar) se revelen cosas fruto de la imaginación, e incluso de la sugestión.

Pero lo importante es que las revelaciones hipnóticas demuestran más allá de toda duda, y adicionalmente a los testimonios de psicólogos y distintos profesionales que han podido entrevistar al matrimonio, que la pareja no mentía.

Por tanto, pruebas objetivas como la parada de los relojes, las marcas en el automóvil, las 2 horas perdidas, las punteras de los zapatos gastados, añadidas a toda la experiencia que recordaban en estado consciente, y sabiendo que no mienten (y por tanto no se trata de una trama ardida por el matrimonio para ser famosos, sacar dinero u otro objetivo que se nos pueda ocurrir),  hacen muy difícil creer cualquier otra explicación que no sea la de una abducción real.

Yo considero este caso como apoyado en varias y variadas pruebas de muy distinta naturaleza. Podríamos buscar explicaciones alternativas, más o menos plausibles, a cada una de las pruebas, pero en su conjunto, y dado que unas pruebas apoyan a otras, no.

Se han tratado de dar algunos argumentos en contra del caso, pero desde mi punto de vista ninguno tiene la menor consistencia, es más, alguno diría que apoya la versión de la abducción.

Estos argumentos se basan en pequeñas discrepancias entre los episodios relatados bajo hipnosis por el matrimonio, como:

  •  En el caso de la mujer sabían manejar una cremallera y sin embargo en el caso del hombre parecían ignorar lo que es una dentadura postiza. Este es de los argumentos que yo creo que apoyan aún más la veracidad de los hechos relatados bajo hipnosis. Si no eran los primeros sujetos abducidos, seguro que se las habrían tenido que ver con cremalleras, mientras que las dentaduras postizas son mucho menos comunes. Es más, aún en el improbable caso que fuera la primera abducción cometida por esa nave, la cremallera es un mecanismo genérico que otras civilizaciones posiblemente hayan usado a lo largo de su historia. Sin embargo las dentaduras postizas es algo mucho más específico de nuestra raza y constitución física.
  • En el caso de Betty, el “acompañante” parecía hablar inglés, mientras que Barney comentaba que “carecían de boca”. En realidad no se trata de ninguna contradicción. Los 2 coinciden en que sólo uno se “comunicaba” en inglés. Betty describía la boca como muy pequeña. Barney estuvo la mayor parte del tiempo con los ojos cerrados, y no podemos desechar la idea de que sus “acompañantes” llevaran algún tipo de máscara, aunque personalmente me decanto más por la opción de una impresión que echara de menos bocas normales, y en el recuerdo, entre las pocas veces que abrió los ojos, lo impresionado que estaba, y que siempre mantuvieran la boca cerrada prevaleció la idea de falta de boca. No podemos exigir unos registros perfectos de memoria

En mi opinión, una coincidencia 100% sí sería sospechoso. Está demostrado, en base a muchos estudios psicológicos que se han realizado, que la memoria es muy subjetiva. Especialmente en momentos de estrés o durante episodios traumáticos, un sujeto centra su atención en algunos detalles, y otro sujeto en otros detalles distintos.

Pero incluso en el improbable caso de que todo lo relatado bajo hipnosis fuera fruto de la imaginación, todas las demás pruebas apuntan a un encuentro extraterrestre.

 

Por supuesto, existen otras muchas explicaciones, como:

1) que fue un secuestro realizado por terrestres, usado pentotal, para sacarle información de lo que había conseguido en sus investigaciones secretas sobres los OVNIs:

http://www.grupoelron.org/secretos/bybhill.htm

2) que lo que vieron fue Júpiter (estaría ascendente con Sagitario y jugón ese día), como comentan en magonia:

http://blogs.elcorreodigital.com/magonia/2006/1/8/abducidos

3) que todo se debe a un efecto producido por la repercusión social y mediática que generó la difusión de este caso y otros posteriores. En la wikipedia, haciendo un alarde de la compresión profunda del principio de relatividad, comentan, entre otras esta explicación:

http://es.wikipedia.org/wiki/Abducci%C3%B3n_(ufolog%C3%ADa)

4) que fue una luciérnaga que les picó emponzoñada en veneno y tuvieron alucinaciones colectivas sincronizadas, y cuyos 3 primeros intentos de picadura fueron al maletero del coche (vamos lo que en argot informático llamamos “la junta-la-trócola”) … o qué se yo.

Podemos inventarnos cuantas alternativas queramos, pero me temo que la más creíble, sin duda, es la relatada (siempre y cuando no seamos un homo excepticus empecinosus, que cuando oye la palabra “OVNI” sufre un colapso mental que obnubila totalmente el raciocinio).

Para una descripción detallada del caso: 

http://www.mundoparanormal.com/docs/ovnis/el_caso_betty_barney_hill_p1.html 

http://www.mundoparanormal.com/docs/ovnis/el_caso_betty_barney_hill_p2.html 

http://www.mundoparanormal.com/docs/ovnis/el_caso_betty_barney_hill_p3.html 

Otra versión: 

http://lanzadeldestino.com/betty-y-barney-hill-la-primera-abduccion/ 

http://estigia.tripod.com/bettyhill.html 

Y para el que le gusten los videos: 

http://www.ovnis.tv/foro/index.php?topic=110.0 

Fotos de periódicos: 

http://poesiaprosaycosas.blogspot.com/2009/10/ovni-betty-y-barney-hill-las.html

Read Full Post »


Sin duda, el avezado lector, pensaba que no iba a sacar casos más polémicos que el de los Dogones, Roswell, o Ubatuba, pero se equivocaba.

Lo más probable es que tras la lectura del caso que voy a exponer seguidamente, la mayoría de los lectores (los que terminen que serán pocos) duden, ya no de la veracidad del caso o no, si no de la propia consideración de éste.

Es posible que pierda el crédito incluso de los pocos que aún me siguen, pero lo cierto es que este “caso” tiene 3 características que no puedo obviar:

1)      Lo he añadido como representante de una gran casuística recogida en libros históricos como por ejemplo: La Biblia, El libro de Enot, los Vedas, los Bráhmanas, el Maha Bhárata,… por nombrar algunos.

2)      Estos casos, y en especial éste en concreto, son de los pocos casos que el lector podrá comprobar y contrastar por sí mismo todas las pruebas existentes.

3)      Posiblemente el lector ya haya oído hablar de las referencias OVNI en alguno de estos libros, sin embargo, en el caso de Los Viajes de Gulliver, probablemente no sea así, puede que de hecho le extrañe mucho.

Voy a exponer mi hipótesis favorita, pero tengo que reconocer que no deja de ser una posibilidad entre muchas de dar explicación a los hechos, pero para mí (que no estoy cegado por el dogma social: ¡OVNI no, ET fuera!), y aplicando el principio de la navaja de Okhram, parece la respuesta más simple.

Vayamos al grano, antes de que se me duerma alguno.

Además de los 2 famosos viajes a Liliput y al País de los Gigantes, descritos en Los Viajes de Gulliver de Jonathan Swift, que todo el mundo recodará, se describen otros viajes aún más extraños. Uno de ellos es el que traigo a colación: Laputa, la isla volante.

El lector ha leído bien “Laputa”, posiblemente un nombre elegido a conciencia, conociendo sus acepciones en Castellano. Pero más tarde nos referiremos a la etimología de esta palabra.

Lo cierto es que, además de la gran imaginación que despliega el autor en su libro, y de la descarada crítica al sistema social, y especialmente político europeo que se puede descubrir en esta obra, Jonathan Swift revela en este libro, en el viaje a Laputa, la existencia de los 2 satélites de Marte: Fobos (Pánico) y Deimos (Miedo). Y eso 151 años antes que la ciencia oficial, puesto que la obra de Swift se publicó en 1726, mientras que oficialmente fueron descubiertos en 1877 por el astrónomo Asaph Hall. Incluso los nombres son inquietantes, aunque tienen su explicación: en la mitología griega son de 2 hijos del dios Ares (Marte para los romanos) que siempre le acompañaban en la batalla.

Fobos

Fobos. Fuente: NASA

Pero no sólo desvela el número de satélites de Marte, si no que va mucho más allá y realiza “predicciones” sobre distancias de las órbitas y tiempos que tardan en recorrerla. Lean este texto referido a los habitantes de Laputa, a quienes les apasionaba la astronomía:

“han descubierto dos estrellas menores o satélites que giran alrededor de Marte, de las cuales la interior dista del centro del planeta primario exactamente tres diámetros de éste, y la exterior, cinco; la primera hace una revolución en el espacio de diez horas, y la última, en veintiuna y media”.

Los escépticos ya estarán buscando los datos exactos de las distancias de las órbitas de los satélites de Marte. Insisto de nuevo que una cierta dosis de escepticismo es buena, siempre y cuando no sea la excusa para levantar una barrera infranqueable que nos aleje totalmente de la búsqueda de la verdad.

Os ahorraré tiempo, como siempre:

http://golemp.blogspot.com/2008/05/informaron-los-marcianos-jonathan-swift.html

Las distancias actuales exactas (en realidad depende de la fuente, porque hay distintas versiones) y los valores de Swift (usando diámetro polar) son:

Satélite Distancia  actual Periodo  actual Distancia  Swift Periodo Swift Aprox. Distancia Aprox. Periodo
Fobos 9.377,2 km 7 ,65 h 20.250 km 10 h 216 % 130,7%
Deimos 23.460 km 30,3 h 33.750 km 21’5 h 143,8 % 71 %

 

Donde el 100% sería una predicción totalmente precisa.

Sin duda, habrá quien diga, como es el caso del enlace que indico, que es pura coincidencia, lo del número de satélites, o que se basó en la poca conocida en la época de Swift, idea de kepler  de que si la Tierra tiene 1 satélite y Júpiter 4, siguiendo una progresión geométrica, Marte debería tener 2.

Que las distancias y periodos orbitales que comenta Swift no coinciden con la realidad. Y ciertamente no coinciden al 100%, pero si pensamos en una visualización in situ de la situación, sin duda es una muy buena aproximación. No es exacto, pero Swift no da indicaciones exactas, de hecho ni siquiera sabemos el diámetro que se consideraba correcto para Marte en los tiempos de Swift.

Deimos

Deimos. Fuente: NASA

Me imagino a Swift a mano alzada midiendo las distancias, mientras nuestro querido amigo del enlace lo compara con mediciones tomadas en la actualidad con tecnología de la mayor precisión y tomando medidas repetidamente.

La verdad, y repito, me parece muy buena aproximación. Pero esto toma mucha mayor relevancia al tratarse de los satélites de Marte, cuya naturaleza y comportamiento son muy, muy distintos de lo que cabría esperar.

Me refiero a que tanto las aproximaciones de Swift, como los datos reales constituyen verdaderas excepciones en el Sistema Solar. Puestos a inventar yo hubiera elegido satélites más parecidos a los conocidos en su tiempo (a la Luna, o los 4 de Júpiter), más grandes, mucho más lejos de su planeta y con periodos orbitales siempre mayores a la rotación del planeta. Las probabilidades de acertar hubieran sido mucho mayores. Sin embargo, y contra toda lógica, apostó por satélites muy fuera de lo común, tan extraños que han tenido a los astrofísicos de cabeza durante mucho tiempo. Aún hoy sus orígenes siguen siendo desconocidos.

Tanto en la aproximación de Swift como en los datos reales, Fobos es el único caso en el sistema solar de un satélite que completa una vuelta a su planeta en menos tiempo (mucho menos tiempo) que el movimiento de rotación del planeta.

También es extraño la cercanía al planeta. En el caso de la Luna, por ejemplo, estaríamos hablando de una distancia de 30 veces el diámetro del planeta. En el caso de Júpiter hablaríamos de entre 4 y 13 veces el diámetro. 10 veces en el caso de Titán y Saturno. ¿Por qué eligió Swift una distancia tan pequeña?

De hecho estas rarezas, junto con algunas otras, como la constante caída y consiguiente aceleración de Fobos, hicieron pensar al radioastrónomo y matemático ruso Losif Shklovsky, Premio Lenin en 1960,  Medalla Bruce en 1972 y miembro correspondiente de la Academia Soviética de Ciencias a partir de 1966, apoyado por el conocido divulgador científico Carl Sagan, que se trataba de un satélite hueco, y posiblemente de origen artificial. Este tema daría para varios artículos, pero lo dejaré aquí.

La verdad es que considerando todos estos datos, y suponiendo una visualización “in situ” de los satélites, la aproximación de Swift se puede considerar exacta, aunque por supuesto tengamos que reconocer que no deja de ser una aproximación,  y por tanto susceptible de ser una coincidencia casual, aunque muy improbable.

Pero no quedan ahí todas las similitudes con un supuesto encuentro OVNI. En realidad sólo acabamos de empezar. Hasta aquí puede ser sólo suerte, el caprichoso azar. Pero en realidad hay muchas más similitudes asombrosas, una en concreto no la he visto reflejada en ningún documento. Pero empecemos por la forma en que Swift describe el encuentro con la isla flotante:

“Paseé un rato entre las rocas; el cielo estaba raso completamente, y el sol quemaba de tal modo, que me hizo desviar la cara de sus rayos; cuando, de repente, se hizo una obscuridad, muy distinta, según me pareció, de la que se produce por la interposición de una nube. Me volví y percibí un vasto cuerpo opaco entre el sol y yo, que se movía avanzando hacia la isla. Juzgué que estaría a unas dos millas de altura, y ocultó el sol por seis o siete minutos; pero, al modo que si me encontrase a la sombra de una montaña. no noté que el aire fuese mucho más frío ni el cielo estuviese más obscuro. Conforme se acercaba al sitio en que estaba yo, me fue pareciendo un cuerpo sólido, de fondo plano, liso y que brillaba con gran intensidad al reflejarse el mar en él.”

Inquietante cuando menos. Yo veo aquí que la descripción actual de OVNI se adapta mejor que la de una “isla flotante”.

Pero seguiremos en el siguiente post.

http://www.mazulagia.com/articulos/misterios_30003.htm

http://astronomiadelaljarafe.blogspot.com/2009/08/los-satelites-naturales-de-marte-fobos.html

http://www.aforteanosla.com.ar/Colaboraciones/cuba/articulos/hurtado%20los%20misteriosos%20satelites.pdf

http://archivo.elnuevodiario.com.ni/1999/mayo/13-mayo-1999/estasemana/estasemana9.html

http://eltamiz.com/2009/05/25/el-sistema-solar-fobos-y-deimos/

http://axxon.com.ar/zap/187/c-Zapping0187.htm

Read Full Post »


No, eso no es todo.

Hay muchas pruebas de que las Fuerzas Aéreas Estadounidenses solicitaron, a la funeraria de Roswell, 4 ataúdes de tamaño niño de madera de pino, herméticamente cerrados, así como instrucciones para mantener cuerpos muertos sin que se corrompiesen.

Pero la verdad es que lo que más me convence personalmente de todo es la cantidad de versiones oficiales que se han dado al respecto.
Y es que pronto se percibió como irreal toda la campaña de desprestigio, ocultación, amenazas e impedimentos para acceder a la información, si sólo se trataba de un simple globo sonda.
En 1994 Steven shiff, un congresista de Nuevo Méjico, elabora un informe con grandes apoyos y la firma de treinta testigos. Para que la Oficina General de Contaduría inicie una auditoría para buscar en los archivos del Departamento de Defensa cualquier nota relacionada con el caso Roswell. Su conclusión: todos los documentos de la Base de Roswell datados entre 1945 y 1949 habían sido destruidos. Curiosamente desde 2 años antes, hasta 2 años después del incidente Roswell.

Pero claro, esto no tranquilizaba a la opinión pública así que dieron una nueva versión. En esta ocasión trataban de justificar todo ese secretismo sobre el incidente Roswell, y por tanto adujeron que se trataba de un proyecto secreto, proyecto que existió realmente el proyecto Mogul.
En una rueda de prensa la Fuerza Aérea de los EEUU, en la persona del Coronel John Haynes, presenta un informe de 231 páginas en el que se determina, y se da el caso por cerrado, que fue un globo del proyecto Mogul (que a fin de cuentas era un globo sonda con reflectores y micrófonos acústicos de baja frecuencia para escuchar las posibles explosiones de los ensayos nucleares soviéticos), por cierto, perdido un mes antes del incidente (los expertos aseguran que a pleno sol en el desierto de Roswell no duraría más de una semana). En cuanto a los cuerpos, lo explica en base a una confusión en la memoria de los testigos de unos 10 añitos, puesto que su explicación es que eran recuerdos de maniquíes de prueba (dummies) que la USAF utilizó entre los años 1953 y 1959.
Yo aquí es que me parto de risa por no llorar, oiga.

Esto, por supuesto, salvo excepciones puntuales (hay quien le cabe el Queen Mary de lado) no se lo tragó nadie. No obstante, y por segunda vez ya tenemos una explicación oficial.

Pero hubo otras muchas explicaciones alternativas filtradas oficial o extraoficialmente.
Está la versión que dice que todo se debió a un choque entre un globo (yo creo que por aquello de no contradecirse totalmente) diseñado en base a tecnología japonesa (imitando los “fu-go”, que eran bombas amarradas a globos, para que explotasen donde les llevara el viento), con un B29 lleno de prisioneros japoneses (si es que estos japos son puro extraterrestres, ya lo dice el refrán: “hay otros extraterrestres, pero no son xeros”). Por supuesto había que acallar el tema de los cuerpos, y bueno, un japonés bien quemadito, pues a saber cuanto de raro será.

Aunque quemadito o no, no explicaba lo pequeño de los humanoides que reportaban los testigos y los ataúdes solicitados. Los japoneses son más bajos que los estadounidenses, pero tanto como para solicitar ataúdes para niños, …

Así que surgió otra explicación, la re-que-te-definitiva. Ya está, ya lo tengo. Se trataba denNiños con los que habían experimentado altas dosis de radiactividad, hasta producir deformaciones.
Para terminar de aclarar los objetos encontrados con sus formas, pues en realidad estos niños deformes radiactivos estaban conduciendo un prototipo de nave en forma de ala volante. Sí, esto indica el informe NORTHROP.
Además, en el argumentario de esta hipótesis está el hecho de que la versión “nave extraterrestre” se filtró, por la propia USAF, como tapadera, para ocultar la despiadada verdad de la experimentación con niños.
Yo aquí juraría que han intervenido guionistas de series de tipo B, si no es que no se explica.
Y no es que me niegue a pensar en que los EEUU hayan experimentado con niños, que seguro que lo han hecho, pero que los pongan al mando de una nave prototipo, …

Hay más hipótesis, y cortinas de humo echadas sobre el tema, pero estas que he comentado, sin duda son las más difundidas.
Pero aún me queda una cosilla más en la recámara. Otra cortina de humo, otro intento de desinformación. Me refiero al falso video de la autopsia de un extraterrestre de Roswell de Ray Santilli.

Y es que aunque esta vez pudo venir la intoxicación por intereses exclusivamente privados, yo veo detrás la mano del gobierno de los EEUU, principalmente por 3 motivos:

1) la fecha cuando se filtró. Justo antes de la desclasificación del expediente Roswell (creo que la palabra reclasificación le vendría mejor).

2) el hecho de que sea una falsificación muy cara, que contara con papel kodak de la época.

3) se trata de una jugada muy inteligente, darle a los ufólogos carnaza para entretenerlos, y conseguir, tras el descubrimiento del fraude, una inevitable desconfianza generalizada en la naturaleza real del suceso. Y si de paso arrastra la reputación de algún ufólogo confiando, pues mejor.

Para el que le queden dudas de la falsedad de esta filmación que quede claro que el propio Ray Santilli reconoció el fraude en 2006, por lo que fue llevado a juicio.
La comunidad ufológica desde el comienzo sospechó de la autenticidad de la filmación, no concediéndole ningún crédito, puesto que contaba con varios puntos oscuros, empezando por contradecir los testimonios de los testigos, por ejemplo en el número de dedos de las manos (6 en lugar de 4).

En fin, el que quiera saber la verdad, ya lo sabe, el que prefiera seguir engañado que busque otra hipótesis.

 

 

Algunos de los muchos enlaces que he consultado:

http://www.javiersierra.com/repor_roswell.php

http://home.intergga.ch/chiquiyspliter/ovnis/masroswell.html

http://es.geocities.com/casoovni/roswell.html

http://www.mundoparapsicologico.com/1146-A_El-incidente-Roswell

Read Full Post »


Hay quedan estos videos, que complementan el expuesto en el anterior post, para sembrar polémica.

Bueno sigamos con lo nuestro, la verdad es que todavía no lo he contado todo. Toca la segunda parte.

Los restos encontrados y los testigos presenciales a raíz del descubrimiento de Brazel no fueron los únicos. Hubo otro “resto” (encuentro en tercera fase según los testigos) a unos 200 kms de allí, en la planicie de San Agustín.
Y digo otro “resto”, aunque la mayoría de investigadores menciona otra nave estrellada (UFO crash). Y es que no parece haber acuerdo en cuanto a las fechas. Y este punto es importante. Aunque algunos investigadores hacen referencia a la misma noche del 2 al 3 de Julio (que recordemos ya era discutida de por sí), la mayoría insiste en que el encuentro se produjo a la vez que se llevaba a cabo la conferencia de prensa en Roswell.

Este problema temporal ha creado distintas versiones de los hechos: dos naves distintas (demasiada coincidencia), un choque entre 2 naves (no resolvería realmente el problema temporal), una nave estrellada y un nuevo accidente en una supuesta nave de recuperación,…

Mi versión, la que considero más probable tras leer muchos testimonios y versiones, pero no por ello debe tomarse a “pies juntillas” puesto que no deja de ser una suposición, es la siguiente:

La noche del 2 al 3 de Julio, una nave extraterrestre tubo un problema, ya sea un rayo, ya sea alguna explosión interna, mientras volaba a cierta velocidad , dejando un reguero de restos a lo largo de más de un kilómetro de largo y unos doscientos metros de ancho.
En un primer momento, tras este incidente, consiguieron aterrizar la nave no muy lejos de allí. Durante 3 días intentaron realizar las reparaciones oportunas.
Cuando pensaban que habrían estabilizado la nave y sin tener más esperanzas de contacto con su civilización, intentan levantar el vuelo, pero la nave se descontrola y acaba incrustada entre las rocas.

Pero vayamos al segundo encuentro, y no adelantemos acontecimientos.

El día 8 de Julio, un grupo de personas, que buscaban ágatas por la zona de San Agustín, muy frecuentado por arqueólogos, por tener vestigios de 4.500 años de antigüedad, se toparon con un extraño cilindro metálico, incrustado en el suelo y en medio de en un amasijo de cables y otros objetos imposibles de identificar.
Este grupo estaba compuesto por el joven Gerald Anderson, su hermano Glenn (mayor que él), su padre, su tío Ted y su primo Víctor.
El investigador Staton Friedman (que aparece en algunos videos de los expuestos, y al que volveremos a hacer referencia) recogió, en 1990, el relato de Gerald Anderson, de forma resumida.:

“Esa cosa estaba incrustada en el suelo y antes de caer debía haber golpeado contra los árboles, pues muchos de ellos tenían la copa quebrada. Yo quise acercarme, pero mi padre me grito que me detuviera. Durante largos minutos la miramos de lejos y en completo silencio. De pronto mi hermano dijo que era una nave espacial, una nave marciana. En ese momento sentí miedo y me acerque a mi primo. Alrededor del cilindro la tierra estaba calcinada y aun se veía un pequeño fuego en unos de los lados mas aguzados. Cerca de ahí vimos tres extrañas criaturas que estaban sobre el suelo. Dos estaban completamente inmóviles y la tercera respiraba con dificultad. Apoyado contra el cilindro, sentado en la tierra como si estuviese aturdido, había otro de estos pequeños seres. Estaba vivo, aunque herido en un hombro, y nos miro con terror cuando nos acercamos. Los cuatro eran muy parecidos, median alrededor de 1,20m. tenían ojos hundidos, eran pelados y vestían un suéter de mameluco de una tela que parecía metal. Intentamos hablar con el sobreviviente pero no logramos que nos entendiera. Estábamos en eso cuando vimos que se acercaban un grupo de cinco jóvenes acompañados por una persona mayor, después supimos que era el Dr. Buskirk, un antropólogo que exploraba la zona en compañía de algunos de sus alumnos de la universidad de Albuquerque. Intento hablar con el pequeño humanoide en varios idiomas, pero lo único que consiguió fue asustarlo más. En eso oímos que se acercaba una camioneta que llevaba una antena de radio. Era el ingeniero Barney Barnett, que estaba trabajando en ese lugar por cuenta de una compañía petrolera. En realidad ya no sabíamos que hacer, sobretodo porque el herido que respiraba parecía haber muerto. Habría pasado algo mas de una hora cuando llegaron dos camiones de la base de Roswell, al mando de un teniente de color. Un sargento nos hecho a todos de la zona después de haber anotado nuestros nombres y dirección y cercaron el sitio con una cinta amarilla. Nunca mas volví a saber de esa gente hasta que años después leí un articulo sobre este caso en un periódico de Santa Fe.”

En total se juntaron unos cuantos testigos y todos vieron los 3 cuerpos extraterrestres y el que aún permanecía vivo.
A continuación expongo su testimonio completo:

“El primero que dijo algo fue mi primo Víctor. ‘allí hay algo raro’. Estabamos como a unos cien metros de un objeto plateado y circular que estaba como clavado en ángulo en la tierra. Alrededor del objeto había vegetación quemada, algunos arbustos que todavía ardían, dos o tres arboles que habían sido como cortados en dos, con el tronco aparentemente quemado en la parte superior. ‘Aquí se estrello, algo (dijo papa). No sé si es un dirigible o algo así’. En esos momentos, ya estabamos como a unos veinte metros del artefacto y allí fue cuando mi hermano grito: ‘esto es una nave espacial… son marcianos’, entonces empezábamos a enloquecer, caminando, hablando entre nosotros y dando vueltas alrededor del disco. De pronto, sentí mucho miedo. Sobre todo cuando vi a tres criaturas tendidas en el suelo, junto al disco volador. Otra estaba sentada. Dos de los que estaban tirados, directamente no se movían. Tenían vendas por todos lados y uno llevaba el brazo vendado. Me acerque a uno de ellos, que tenia una venda a la altura de la cintura y otra en el hombro.

El que estaba sentado se puso de pie y estaba como ayudando a los demás con estas vendas que digo. Uno de los que estaba justo al lado suyo respiraba entrecortadamente, de manera inusual. Era obvio que tenia mucho dolor. Los otros dos permanecían inmóviles. El único que se movía, como dije antes, era el que al principio estaba sentado y al vernos se asusto. Comenzó a retroceder, presa del pánico. Al principio mis familiares y yo solo emitíamos exclamaciones de sorpresa.
El mas excitado era mi primo Víctor, que saltaba de un lado al otro, metiéndose por todas partes, entre confundido y temeroso. Mi hermano Glenn estaba mirando el disco y saco del paso a Víctor, quien estaba metiendo la cabeza por la rotura que la nave tenia en el medio, para sentarse sobre la misma, con una pierna adentro y otra afuera del plato volador. Glenn le pidió que no se acercara tanto, no fuera cosa que el disco explotara.

Luego Glenn imito a Víctor, subiéndose a la rotura y sentándose en el centro, con una pierna afuera y otra dentro del objeto. Yo estaba allí mirándolos.

Mientras tanto mi papa, y Ted estaban arrodillados al lado de la criatura que estaba viva y Ted trataba de hablarle en español. La criatura no le respondía. Cuando alguien se movía, la criatura se espantaba, retrocedía y levantaba sus manos al unísono, como temerosa de que le hicieran daño. Parecía estar bien aunque había un par de roturas en su uniforme. En cambio, sus compañeros estaban visiblemente heridos, y sus uniformes estaban destrozados. ¡Parecía que venían de una terrible guerra! Sin embargo, no vi nada que se pareciera a sangre. Lo que si vi, era una caja de metal cerca del que estaba con vida, dentro de la que vi vendas como las que había sobre los cuerpos. Creo que era un botiquín de emergencias.

El que respiraba entrecortadamente parecía tener una pierna fracturada o algo así. Los demás no mostraban deformidades o algo parecido. Toque a una de las criaturas y no se movió. Por la manera en que tenia los ojos, como mirando al vacío, me pareció que estaba muerto. Recuerdo que cuando lo toque estaba muy frío. Me pregunte por que no había tapado los cuerpos de sus compañeros. Yo creo que cubrimos a nuestros muertos porque nos da miedo mirarlos. Pense que esa costumbre tiene sentido aquí en la tierra pero quizá para ellos no.

En un momento pense que eran muñecos. Había algo que no era real en ellos, aunque uno se movía y reaccionaba. Recuerdo haber puesto mi mano contra el disco y estaba frío, como si estuviera refrigerado. Como estabamos bajo el Sol ardiente, en medio de un desierto, supuse que debería estar caliente pero no!
¡Estaba muy frío! Como si fuera invierno y como si uno estuviera tocando un metal. El área adyacente a donde puse mi mano también estaba muy fría comparada con otras cercanas. En realidad, alrededor nuestro hacia mucho calor pero cerca del disco estaba muy frío”.

¿A que distancia estaba usted del extraterrestre vivo?
-Yo diría que poco menos de un metro. No me acerque tanto como papa y mi tío. Ellos estaban agachados a su lado. En un momento, mi tío Ted toco al que estaba vivo en el hombro, como tratando de consolarlo. A esa altura, la criatura ya no retrocedía con temor, con las manos en alto, como antes.

¿Por qué fue usted detrás del disco?
-Porque mi hermano Glenn ya estaba allí, En realidad, quería saber que hacia mi hermano, quien estaba metiendo la cabeza tan adentro que hasta se lastimo la cara. También alcance a ver lo que había adentro. Parecían como componentes eléctricos, electrónicos, de propulsión, que se yo. Estaban todos conectados entre si por cables que colgaban hacia fuera de la rotura. Algunos de ellos volaban al viento como si fueran colas de caballo, y tenían luces por todos lados, que también oscilaban y titilaban. Cuando la brisa las movía parecían ser de fuego.
En el centro de la nave había algo así como jeroglíficos de color rosa, aunque como sellados sobre un fondo marrón. Algunas luces se apagaban y encendían, unas de color verde y otras de ámbar.

¿Eran del mismo color que las luces que colgaban fuera de la rotura?
-Algunas eran de color rojo luminoso, otras brillantes pero mas blancuzcas. Algunas, sobre todo las rojas, eran muy brillantes y con intensidad fluctuante, a veces realmente brillantes y otras difusas. Yo nunca llegue a meter tanto la cabeza dentro de la rotura como mi hermano Glenn, quien me dijo que hacia mucho frío allí.

¿Cómo de grande era la rotura?
-Yo diría que de unos tres metros. Comenzaba casi desde la parte mas baja del disco e iba casi hasta la cima de la bóveda superior. Estimo que debía tener alrededor de un metro de ancho. La rotura era elípticamente vertical, como un paréntesis gigantesco. La parte mas ancha parecía ser hacia el centro. Parecia como si algo adentro hubiera explotado, abriéndola y doblando su material exterior, dejándole bordes muy filosos. También había un olor muy fuerte, parecido quizás al alcohol o algo así. Esto fue lo que motivo que mi padre le repitiera a mi hermano mayor que no fumara a riesgo de que explotara todo.

Fue en ese momento que un grupo de cinco estudiantes universitarios y su profesor, el doctor Buskirk (no recuerdo su primer nombre), se acercaron al lugar del hecho. Estaban realizando una excavación arqueológica a pocos kilómetros de allí, pero después de ver la noche anterior lo que creyeron era un meteorito que se había estrellado, se largaron a inspeccionar el área. Al llegar y ver lo mismo que mis familiares y yo, sus reacciones fueron muy similares.
Primero se sorprendieron y luego entraron en shock. Recuerdo que Buskirk le dijo a papa que el hablaba varios idiomas y trato de comunicarse con el extraterrestre pero sin éxito. Luego, Buskirk intento entenderse mediante signos, pero también fue en vano.

¿Qué paso después?
-Llegó el ejercito y empezó el terror. El que daba las ordenes era un pelirrojo de malos modales, mandón y omnipotente. Lo acompañaba un soldado negro que ejecutaba todo lo que su superior le pedía. Rodearon todo, apartándolos con la culata de sus fusiles y ordenando que no abriéramos la boca. En pocos minutos aquello parecía una invasión. A papa le dijeron que si hablábamos esto con alguien nos enterrarían vivos en el desierto. Como papa estaba por entrar a trabajar en Sandia Corporation, pidió que hiciéramos caso: no quería ensuciar sus antecedentes. Yo dije que me moría de sed y me negaron agua. Nunca lo voy a olvidar.

¿Los echaron del lugar?
-Nos ordenaron: “¡váyanse por allí, no miren para atrás y no abran la boca!”. Mientras nos íbamos en el auto, vimos cientos de soldados en camiones y a pie, y aviones que habían aterrizado en la ruta.

¿Nunca hablo de esto con nadie?
-Únicamente con mi hermano y cuando estábamos solos. A veces, mientras jugaba con mis amigos, también se me escapaba algo. Papa y Tío Ted siempre mantuvieron silencio, aunque me consta que cuando se retiro de Sandia, muchos años después del incidente, papa se lo contó a un amigo.

¿Alguna vez tuvo sueños o pesadillas con respecto a los ET?
-Nunca.

¿Por qué dejo pasar tantos años para hablar?
-Por temor a las amenazas y a que si contaba algo me tomaran por loco. Pero cuando vi en TV que otros testigos también habían salido al frente, opte por el mismo camino.
No busco fama ni dinero con todo esto. De hecho, después de mi problema coronario, me mude y solo unos pocos conocidos pueden localizarme. A esta entrevista accedí por que me lo pidió Staton Friedman, un investigador serio que respeto y admiro porque busca la verdad.

¿Hay alguna corroboración científica de que usted dice la verdad?
-Ya me sometieron dos veces a un detector de mentiras. Además, el psicólogo norteamericano John Carpenter también me hipnotizo varias veces. El resultado fue invariablemente el mismo: mi experiencia existió y es autentica. Mi relato no tiene contradicciones.

Obviamente, usted cree que hay vida extraterrestre…
-¡Por supuesto! Hay que mirar detenidamente el cielo de noche para darse cuenta de que a la luz del Cosmos todo lo que parece crucial e importante en la Tierra, tiene menos significado y dimensión que la que le damos los terrestres.

Hay muchos más testigos, militares, fotógrafos, testigos de las supuestas autopsias, de los traslados de material y cuerpos, …Y no sólo testigos de los hechos, sino también de las amenazas de los militares, y de la imposibilidad de acceder a la zona.

Pero aún hay más cosas…

Read Full Post »


Bueno, era inevitable.

Tenía que comentar el caso más conocido y sobre el que se han echado más cortinas de humo.

 

Roswell supone, en los tiempos modernos, la primera vez, que no la única, que un gobierno reconoce abierta y oficialmente haber sufrido un encuentro cercano de segundo tipo con un OVNI. Aunque ese reconocimiento duró pocas horas.

 

Sin lugar a dudas es el incidente ovni sobre el que se han escrito más artículos, se han librado más ondas de radio,  y se ha gastado más celulosa en series, documentales, películas y videos. Hasta los profanos en la materia conocen de su existencia.

Y no es para menos. Se puede decir que ha habido un antes y un después de Roswell.

Es el caso sobre el que más información y desinformación ha corrido.

Es por tanto muy difícil determinar con exactitud qué sucedió. En Internet podemos encontrar cientos de miles de páginas sobre el tema, cada una con matices y datos diferentes. Cada una con perspectivas y detalles muy distintos.

Debido a ello, probablemente también sea el caso más difícil de aclarar en su totalidad, en todos sus detalles. Sin embargo, y con un poco de sutileza y lógica, podemos sacar información de la desinformación, aunque por supuesto, no los detalles.

 

Voy a exponer una nueva versión, con los datos que me han parecido más comunes o exactos, pero incluyendo comentarios y reflexiones sobre otras posibilidades.

 

Vamos a ello:

La noche del 2 al 3 de Julio de 1947 hubo una gran tormenta sobre Roswell.

 

La mañana del 3 de julio (y ya en esta fecha empiezan las discrepancias entre las distintas versiones) un granjero/pastor llamado William Mac Brazel, salió a recorrer el campo (ya sea en busca de posibles daños producidos por la tormenta de la noche anterior o de pastoreo normal de su ganado).

En un momento dado vio detrás de una pequeña colina una serie de extraños objetos esparcidos sobre una gran extensión de terreno. Le acompañaba un joven vecino, Dee Proctor, y entre los dos recogieron algunos de estos objetos y los guardaron en el cajón de las herramientas.

Otras versiones dicen que iba a caballo, con su hijo, otras solo y que después llamó al vecino. En fin, no lo consideramos un detalle importante.

 

El día 6, Brazel fue a Corona a efectuar algunas compras y aprovechó el viaje (siguiendo el consejo de algunos conocidos a los que consultó la situación) para contarle al sheriff del condado, Geoge Wilcox, lo que había visto, quien, tras ver el material recogido por éste, avisó  a la fuerza aérea.

Jesse Marcel, el jefe de seguridad de la base aérea, y tras examinar los objetos que Brazel llevaba, se dirigió en su Jeep a la zona señalada por el pastor en compañía de éste y de un oficial de inteligencia de apellido Cavitt.

 

Llegaron al anochecer, debido a lo poco transitable de los caminos. Comieron las provisiones que llevaban, encendieron un fuego y se acostaron en sus sacos de dormir. Antes de salir el sol ya habían llenado la parte trasera del vehículo con una gran cantidad de objetos.

Se trataba de una caótica colección de fragmentos metálicos que cubrían más de un kilómetro cuadrado de terreno, de aspecto bizarro, metalizados y algunos cubiertos de una especie de indescifrables “jeroglíficos”.

  Roswell1

 roswell

Roswell2

 

Hay versiones que mencionan también el encuentro por parte de Bazel de cadáveres de pequeños cuerpos humanoides de piel grisácea. No obstante, la mayoría de las interpretaciones no determinan este aspecto, al menos en este momento, como veremos más tarde.

 

Mientras tanto, en el pueblo ya se había corrido la noticia del curioso hallazgo y comenzaron a tejerse las hipótesis más diversas. Hasta la radio local se hizo eco de los rumores. Cuando Marcel llego al cuartel, una decena de personas (entre ellos los periodistas del Roswell Daily Record) esperaban en la puerta de entrada. Pero el Jeep pasó sin frenar y se perdió en medio de oficinas y hangares.

El día 8 de Julio, el oficial de relaciones públicas Walter Haut (por orden del Coronel William Blanchard, jefe de la fuerza en Roswell) difundió un comunicado en el cual se decía textualmente, “que la Fuerza Aérea había recuperado los restos de un platillo volante”. Haciendo referencia a extraños materiales que no se podían identificar. Rápidamente la prensa local y parte de la de la costa este se hizo eco de la noticia, que pronto dio la vuelta al mundo.

Y este punto es fácilmente comprobable e indudable.

 

A las pocas horas, y siguiendo instrucciones de Washington, fue desmentido el comunicado. Se trataba de un globo sonda, junto al cual se hicieron fotos varios militares, entre ellos el propio Jesse Marcel, del que se tienen testigos que en privado aseguraba que esos restos fotografiados no tenían nada que ver con los que recogieron el día anterior.

 

La mayor prueba, desde luego, de que esto era una mentira (la primera de muchas) era que no se despidieran a gran parte del personal de la base, por incompetencia profesional. ¿El papel de aluminio era un material desconocido y extraño para técnicos radaristas e ingenieros que construían esos globos? Hay que tener muchas, pero que muchas tragaderas para tragarse eso.

Pero parece que el desmentido (en este caso mentido, más bien) caló, al menos en los siguientes días, y en los medios de comunicación, con o sin amenazas.

 

¿Es eso todo? No, no es todo. Sólo acabamos de empezar.

Read Full Post »